Mecano, nos cuesta tanto olvidarte

Atresplayer Premium estrena este domingo un nuevo capítulo de la serie documental «Pongamos que hablo de», conducido por Iñaki López, y que dedica al mejor grupo pop español de la todos los tiempos

La nostalgia es un arma poderosa, y si le añades la banda sonora de una vida puedes construir un producto audiovisual que le hable a tus recuerdos. Esa es la sensación que ha conseguido Atresplayer Premium, que hoy estrena «Pongamos que hablo de Mecano». Un documental conducido por Iñaki Sánchez que comparte con el espectador por qué nos cuesta tanto olvidar a José María Cano, Nacho Cano y a Ana Torroja: Mecano.

Comenzaba leyenda

La mayoría de la gente que lea este artículo sabe quien es Mecano, pero cada uno a una edad diferente. El grupo que nació en 1981 en plena movida madrileña llegó a un universo que le era ajeno y en ocasiones extraño. El primer capítulo, «1981, El año que dimos el golpe», nos contextualiza con el golpe de estado de Tejero, y como dice en el documental Rafa Sánchez de la Unión, todo era «sexo, drogas y rock and roll» en plena Transición a la Democracia. Y en las discotecas, que mandaban los sonidos británicos, un par de jóvenes le entregaron una canción aun joven Nacho Campillo, que era DJ de la famosa Vía Láctea de Madrid. El tema se titulaba «Hoy no me puedo levantar». Comenzaba la leyenda de Mecano.

«He de reconocer que nunca formaron parte de mi discoteca», confiesa Iñaki López a La RAZÓN, pero añade que era «imposible escapar de las canciones de Mecano y siempre reconocí el valor de sus canciones», refiriéndose a temas festivos como ese primer single o más serios como «Fallo positivo». En esta primera entrega veremos como no fueron bien aceptados por algunos gurús de la movida. «Me parece muy tierno como Pablo Carbonell reconoce que quisieron hacerle luz de gas a Mecano; reconoce que le parecían un producto prefabricado por parte de una discográfica y que se equivocó», adelanta el periodista y presentador. Veremos los primeros años de la banda, resistiéndonos a cada segundo a seguir en modo karaoke cantando las dos o tres estrofas que se escapan entre imágenes y entrevistas a Mario Vaquerizo, Marta Sánchez, Cristina Cifuentes o Vicky Larraz, primera cantante de Olé, Olé y debilidad de Nacho Cano. «Cano le regaló a Olé Olé ’'No controles’', probablemente obnubilado por la fuerza de Vicky Larraz en los 80, para disgusto de Ana Torroja que quería cantar la canción, y jamás la versionó». Otro de las joyas del documental son las declaraciones de Miguel Ángel Arenas, «Capi», su descubridor cuando se elegían los artistas como en un casting de modelos. «Fue quien les dijo ’'¿y si es ella la que canta, y vosotros dos ponéis la música? Les acompañaba y les daba de merendar. Los hermanos Cano eran unos chavales así que les iba buscar al cole con unas palmeras de chocolate y les acompañaba al local de ensayo para que tocaran, tocaran y tocaran».

Se hace corto el primer capítulo, pero quedan otros dos: «1992, el centro del mundo», con la entrevista a la musa del 7 de septiembre y «La fuerza del destino» y se descubrirá por qué se separó Mecano; y «2005, me cuesta tanto olvidarte», con el reencuentro del grupo para su musical. Y todo es una excusa para volver a cantar sus canciones.