Emilio de Justo: «El toreo no es una competición»

El extremeño hace balance de su temporada y afronta su primer y gran compromiso en México

Rebeca Tauroemoción (nombre del dueño)Rebeca Tauroemoción

Emilio de Justo sigue con su imparable ascenso. Las cifras le avalan y le consolidan como uno de los toreros con más presente y futuro. Su concepto, aunque de entrada no parezca el más comercial, arrasa por toda España y Francia a golpe de verdad. Precisamente con el territorio galo ha renovado su idilio por una temporada más con una tarde para la historia, seis toros en Dax. Un frenético año que se ha alargado desde Vistalegre (febrero) hasta Jaén (mediados de octubre). «Ha sido una temporada muy intensa y en la que he crecido mucho, pero no ha sido fácil. En mi primera tarde sufrí una fractura y luego otra en pleno verano, en Cáceres. Por esto estoy muy orgulloso de haberme recuperado tan bien y haber podido continuar la temporada con normalidad».

Y entre más de tres decenas de festejos, la gesta del año, la encerrona en la plaza que le ha dado la categoría de la que hoy goza y con los toros a los que más ha entregado sus muslos, los de Victorino Martín. «Ha sido mi mayor apuesta personal», reconoce Emilio a la vez que se lamenta de haber pinchado algún toro que le podría haber permitido triunfar con aún mayor rotundidad.

En esta temporada en la que ha llegado a sustituir a Roca Rey, se ha hecho un hueco entre los carteles de más alto nivel. Aunque se le echó en falta en ferias que no le ofrecieron esa condición. Ahora el extremeño tiene la mente puesta al otro lado del charco, en su confirmación de alternativa en la México: «Era uno de mis sueños pendientes». Con los deberos hechos De Justo reconoce que «es el momento en el que más creo en mi y en el que más seguro me siento. A lo largo de la temporada no tienes tiempo de disfrutar de los triunfos, es ahora en los primeros días de descanso cuando lo empiezas a valorar».