Galicia, destino familiar

La oferta gallega permite disfrutar de unas vacaciones en Galicia al precio ideal

Entre los objetivos para viajar por España este verano cabe el de abaratar costes. Si buscas un destino con un recorrido histórico apasionante, naturaleza en estado bruto y huir unos días del calor, Galicia parece una de las mejores opciones. La hermosura de sus Rías Bajas cortan la respiración a cualquiera, y ofrece además una amplia gama de playas, recogidas entre acantilados, para relajarse frente al sonidos suave del mar.

La iniciativa “Galicia destino familiar”, en colaboración con Clúster Turismo de Galicia, ofrece una amplia variedad de planes y hoteles para que familias con hijos menores de 12 años puedan disfrutar de un merecido descanso. Diferentes hoteles colaboran con esta iniciativa y ofrecen alojamiento gratis para los niños, también los desayunos, o reducciones de precio muy interesantes. Entre los hoteles ya inscritos en este programa entran el Hotel Spa Nanín Playa de Sanxenxo (Pontevedra), el Hotel Congreso de Teo (La Coruña) y el Hotel Celanova (Orense).

Además de estos establecimientos, entran también tours guiados en Santiago de Compostela, recorriendo la Zona Vieja de Santiago y el parque de la Alameda, mostrando al visitante los mejores establecimientos para comer, salir de fiesta, sacar las mejores instantáneas... Es una valiosa oportunidad para conocer Galicia a bajo costo y sin perderse un ápice de su dulce sabor. Aunque la iniciativa viene dirigida especialmente a los niños, también cuenta con descuentos para diversas actividades, como el Camino de Santiago (gratuito para niños de entre 0 y 5 años), o dirigidas a un público mayor de 55 años. Entre estas últimas ofertas, destaca la de disfrutar de una noche con pensión completa en el Hotel Carlos I Silgar por 80 euros. En este paquete vienen incluidos un circuito relajante en su spa, el uso de sus instalaciones acuáticas y mucho más.

En su página web también ofrecen diferentes puntos de interés en la comunidad, tanto culturales como de recreo, y merece la pena echarle un vistazo antes de subir al norte.