Receta sorpresa de Navidad: deliciosos Falafel con salsa Harissa

Este plato típico de Israel puede resultar en la puntada perfecta para celebrar el nacimiento de Jesús, apto para celiacos y para vegetarianos

Los falafel son un bocado típico de Oriente Medio.
Los falafel son un bocado típico de Oriente Medio.Ajalepixabay

Ya llega la Navidad y celebramos el nacimiento de Jesucristo siguiendo las medidas de seguridad que este año nos han impuesto. Sacamos el vino que guardamos todo el año para este momento en concreto, el menú de la cena merece la pena si es algo más elaborado de lo habitual y se hace la tradicional entrega de regalos para recordar a los más cercanos que les queremos con locura. Solo me ha resultado siempre un poco extraño que estemos celebrando el nacimiento de Jesús en Belén pero no incorporemos en nuestro menú un plato que se coma, precisamente, en Israel. Creo que este año podemos probarlo. Incorporar un pedacito de lo que Jesús pudo saborear de niño en nuestra agradable comida de Navidad o cena de Nochebuena. Quizá así, por qué no, logremos que sea todavía más real.

El falafel, conocido como las croquetas de garbanzos, es un alimento fácil de preparar y extendido a lo largo de todo Oriente Medio, Israel incluido. Los pude probar en mi primer viaje a este país y desde entonces, cada vez que piso Oriente Medio, corro al primer puesto callejero para mordisquear alguno. Sirve como excelente aperitivo o como segundo plato, si se quiere preparar con todos los acompañamientos que suele llevar. Por otro lado es muy sano y sorprendentemente sabroso.

Tiempo de preparación: 30 minutos

Ingredientes para 6 personas:

  • 300 gramos de garbanzo crudo
  • 1 cucharada de harina de garbanzo
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 diente de ajo grande
  • 1 cebolla mediana
  • 1 o 2 cucharadas de perejil fresco
  • 1 o 2 cucharadas de cilantro fresco
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • 1 cayena seca
  • 1 cucharada de pimentón dulce.
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cuña de queso (el que más guste)

Preparación

  1. Los garbanzos crudos se deben poner en remojo entre 12 y 24 horas antes de comenzar el cocinado.
  2. El queso debe cortarse en pequeños cuadraditos del tamaño de una falange, para luego meterlo en el congelador hasta el día siguiente.
  3. Una vez los garbanzos han absorbido el agua hasta ablandarse, se escurren bien y se meten en la trituradora. Se les añade el comino, el perejil y el cilantro, la cayena, la sal y la pimienta, la cebolla y el ajo.
  4. Se tritura durante 20 segundos, cuidando que quede una masa uniforme.
  5. Se incorpora a la mezcla el pimentón dulce, la harina de garbanzo (también puede utilizarse harina de trigo) y la levadura.
  6. Se tritura nuevamente durante 10 segundos más. Debe quedar una masa húmeda y bien triturada, grumosa.
  7. Se extrae la mezcla de la batidora y se extiende en una bandeja. Se mete la bandeja en la nevera y se deja reposar durante 30 minutos o 1 hora.
  8. Se extrae la mezcla de la nevera y se hacen con ella pequeñas bolitas, parecidas a croquetas, aunque ligeramente aplanadas para garantizar que su cocción sea uniforme. En el interior de las bolitas se mete el queso que hayamos elegido, ya congelado.
  9. En una sartén bien cargada de aceite hirviendo, se fríen las bolitas hasta que quedan churruscaditas por fuera y bien cocinadas por dentro.

Así de sencillo resulta preparar el falafel. Un plato típico de Israel y cargado de sabor. Suele venir acompañado por una ensalada de tomate y pepino, pan de pita, arroz con azafrán, guiso de habas y salsa de tahini. Pero esto ya sería una comida completa. A la hora de servirlos como aperitivo, el mejor acompañamiento posible sería una salsa picante Harissa y, para los más golosos, incluso el kétchup bastaría.

La salsa Harissa

Salsa picante Harissa.
Salsa picante Harissa.Pixi0815pixabay

Tiempo de preparación: 20 minutos

Ingredientes

  • 1 kilo de pimiento rojo picante
  • 1/2 kilo de pimiento verde picante
  • 2 pimientos rojos dulces
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cucharada de pasta de tomate
  • Un chorrito de limón
  • 1/2 cucharada de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra

Preparación

  1. Se pican los ajos con los pimientos dulces y picantes, se mezclan bien y se dejan a sofreír durante 10 minutos.
  2. Se añade a la sartén el limón, la salsa de tomate y la sal y la pimienta. Se mezcla bien.
  3. Se guarda la harissa en frascos en la nevera, para servirse fría, añadiéndole un chorrito de aceite en la superficie para conservar su sabor y darle textura.