El Covid-19 paraliza el sector de la moda flamenca

Empresarios, diseñadores y costureros aseguran que el gremio solo se recuperará si se aplazan los "grandes eventos”

Rosario y Carmen confeccionan uno de los –pocos– trajes de flamenca que aún tienen que terminar en su taller familiar de SevillaManuel Olmedo

Los talleres y empresas dedicadas a la moda flamenca en Andalucía pasan por uno de sus peores momentos debido a la propagación del coronavirus en España y fuera de sus fronteras.

La actividad económica de este negocio comienza a principios de la primavera ­–por esta época­– y se extiende durante todo el verano hasta finales de octubre. El resto del año, de noviembre a febrero, se diseñan y presentan las nuevas colecciones.

La celebración de las fiestas regionales de cada provincia como La Feria de Abril en Sevilla o la romería del Rocío en Huelva –suspendida hoy­– hacen que el sector pueda facturar cientos de millones de euros cada año. Según los últimos datos anunciados en el XXVI Salón Internacional de la Moda Flamenca (Simof), este gremio genera más de cien millones de euros anuales solo en exportaciones. Aunque no existen datos oficiales sobre el impacto económico total, teniendo en cuenta la dimensión que ocupa el comercio exterior, la cifra se podría triplicar.

Este año, sin embargo, la situación de crisis sanitaria provocada por el coronavirus y el decreto de estado de alarma en el país ha ocasionado que se cancelen los próximos eventos, por lo que la mayoría de los encargos que tenían las empresas que conforman el sector de la moda flamenca en Andalucía se han paralizado. Pedro González, presidente de la asociación de diseñadores y empresarios Qlamenco y director artístico de Simof, asegura que “es un parón importante, pero subsanable”. Según González, “todo se tendría que aplazar, no porque la moda flamenca lo diga, sino porque el impacto económico que generan los grandes acontecimientos en la región es imprescindible”. En este contexto, el Ayuntamiento de Sevilla ya ha anunciado que la Feria de Abril se aplaza a septiembre, pero aún queda por saber si todas las celebraciones andaluzas que no puedan tener lugar en estos meses venideros se aplazarán o se cancelarán.

Carmen, una modista que trabaja en un pequeño taller del barrio sevillano del Cerro de Águila, recuerda que otros años siempre suele tener “más de treinta encargos de vestidos de flamenca”, pero ahora solo conserva los que se realizaron hace unos meses, “unos siete”, lamenta.

“El sector se ha paralizado porque los andaluces están en shock, pero no se ha acabado. Esto es una oportunidad para vender más. El aplazo y el sufrimiento son dos estímulos que hacen que luego consumamos en mayor volumen”, explica el director artístico, que ve esta crisis “como una nueva oportunidad” para “crecer y mejorar el sistema".

Tanto Carmen como Pedro coinciden en que “será un verano muy movido” y que el sector resurgirá. Mientras, ambos consideran que tanto los pequeños talleres como cualquier tipo de empresa especializada en estos trajes “deberán diversificar su actividad con el diseño y la confección de vestidos a medida para bodas, comuniones o bautizos” y así frenar el impacto “corrosivo” del coronavirus en sus negocios.

Exportaciones de moda andaluzas en 2019

Presentacion de la XXVI edicion del SIMOFManuel Olmedod

Según Extenda, las exportaciones andaluzas de moda sumaron 706 millones de euros en los once primeros meses de 2019, lo que supone un incremento del 19,6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Este crecimiento, tres veces superior al experimentado por las ventas a nivel nacional, coloca a Andalucía como la comunidad que más crece de las diez más exportadoras. El número de empresas andaluzas exportadoras de moda en este periodo fue de 2.267, cifra que supone un incremento del 8,8 por ciento respecto a enero-noviembre de 2019.

Málaga es primera provincia exportadora con 244 millones de euros. Le sigue Sevilla, con 153 millones; Cádiz, con 132 millones; en cuarto lugar Córdoba, con 81 millones; seguida de Almería, con 45 millones; Jaén, con 21,8 millones; Granada; y Huelva, con 10,1 millones.

Todas las tiendas han cerrado, algunos talleres trabajan a puerta cerrada y la anulación o petición de paralización de miles de encargos se encadenan unos tras otros. La moda no pasa por su mejor momento, pero el sector mira con esperanza hacía el segundo semestre del año como periodo de salvación si se aplazan los eventos hasta ahora cancelados.