La penúltima batalla entre el ladrillo y la costa virgen gaditana

Preparan una queja que elevarán a la UE y un acto de protesta por el proyecto urbanístico que planea sobre Valdevaqueros

Thumbnail

En estado de larva. Así está la protesta que los integrantes de la Plataforma Salvemos Valdevaqueros preparan para esta semana, la que acoge el Día Mundial de Medio Ambiente, en concreto el viernes, 5 de junio. Tienen un motivo: la penúltima batalla entre el ladrillo y las playas casi vírgenes de Cádiz. Los activistas rechazan el proyecto urbanístico que bajo el nombre de «Montevaqueros» pretende levantar un complejo residencial de 60 viviendas y 240 plazas hoteleras en Tarifa. Lo hacen apoyados en una sentencia judicial que tumbó un plan anterior. Los promotores del actual defienden que han rebajado la densidad residencial para blindar el entorno medioambiental, pero desde la plataforma sostienen que «se va a ocupar el mismo espacio protegido» y la construcción en el aire «afectará a los parques naturales del Estrecho y de los Alcornocales, impactando de forma directa a una Zona de Especial Conservación incluida en Red Natura 2000 y Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo». Ello «va en contra de lo que dicta la Directiva Hábitat europea en su artículo 6», avisan.

Uno de los portavoces de la organización, Antonio Muñoz, explica a LA RAZÓN que con la red urbanística que se teje sobre la zona «se pretende conectar las áreas playeras de Los Lances, Valdevaqueros y Bolonia» y teme que, de materializarse la amenaza, «con el tiempo, se termine modificando el ecosistema dunar con nuevas infraestructuras y se rompa ese espacio protegido». Ha trasladado incluso por escrito a los impulsores de «Montevaqueros» que, «aunque lo disfracen de verde y hayan bajado su densidad, se están planificando ‘parkings’ de alrededor de los mil metros cuadrados y zonas comerciales», junto al mencionado hotel, con lo que, el conjunto, «ocasionará una fuerte presión humana» sobre el área de Valdevaqueros.

Muñoz apunta además que «para la gente del lugar», los precios del hotel y de las viviendas que se barajan, «son inaccesibles». Y cose: «Pese a la falta de un claro interés social para los habitantes de Tarifa, este proyecto acabará con un atractivo símbolo para el litoral, de gran valor ecológico y paisajístico como es la ensenada de Valdevaqueros» de unos cuatro kilómetros de arenas, y su entorno. Un enclave natural del que se privará, lamentan, a «las próximas generaciones».

El pasado 1 de mayo iniciaron una campaña de recogida de vídeos por redes sociales con etiquetas como #InterésPúblicoenConservar, #SalvemosValdevaqueros o #SinNaturalezaNoHabráTurismo. Los encadenarán hasta componer uno que adjuntarán, junto a un aluvión de firmas, a la queja que planean presentar ante el Comité de Peticiones de la Unión Europea (UE). Se lo harán llegar también a la Junta de Andalucía, que tendrán que pronunciarse sobre el proyecto, y al Ayuntamiento de Tarifa.

Fuentes de la plataforma aseguran que cuentan ya con «cientos de vídeos» y se han sumado a la iniciativa rostros conocidos como los artistas Javier Ruibal, Pepe Begines y María Isabel Quiñones (Martirio); el escritor y periodista Juan José Téllez; o Esteban de Manuel, premio ONU Hábitat 2018.

Preparan una nueva protesta para esta semana
Preparan una nueva protesta para esta semanaLa Razón