Cuatro años reclamando a Espadas una oficina para los rodajes de cine

El gremio critica que «la falta de recursos trae consigo serias consecuencias en el sector» y denuncia la «dificultad progresiva en la gestión de los permisos» que provoca la «fuga de proyectos»

Rodaje de la película "Grupo 7", del director Alberto Rodríguez, en Sevilla con los actores Mario Casas y Antonio de la Torre
Foto: Manuel Olmedo
Rodaje de la película "Grupo 7", del director Alberto Rodríguez, en Sevilla con los actores Mario Casas y Antonio de la Torre Foto: Manuel OlmedoManuel Olmedo

Aamma, la Asociación Andaluza de Mujeres de los Medios Audiovisuales; Aepaa-Apria, la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía; Pecca, la Plataforma de Empresarios y Creadores del Audiovisual Andaluz; y TeSeA, la Asociación de Técnicos Cinematográficos y del Audiovisual de Sevilla reclaman al Ayuntamiento de Sevilla la creación de una oficina de rodajes para la reactivación de las producciones «como parte estratégica del desarrollo de la industria cultural y para la promoción» de la capital hispalense. La petición no es nueva, aunque sí más urgente con la crisis económica del coronavirus. Los profesionales y productoras de la ciudad llevan reclamando desde hace cuatro años «la puesta en marcha de una Oficina de Rodajes que cuente con el suficiente equipamiento humano y medios necesarios para atender a los numerosos proyectos que se acercan a la ciudad.

El colectivo recuerda que «era en marzo 2016 cuando, por motivos ajenos a los profesionales de la producción cinematográfica y audiovisual, se produjo el cierre de la Sevilla Film Office, oficina que se creó en 2002 fruto del convenio con Andalucía Film Commission». Se trataba de «una ventanilla única del Ayuntamiento que se ocupaba de atender a todas las exigencias y gestiones pertinentes para poder poner en marcha una producción audiovisual en la ciudad», recordaron los afectados. Después de su desaparición, esta responsabilidad se derivó al Área de Turismo, creándose lo que se conoce como «Oficina de Rodajes». Sin embargo, señala el colectivo, «desde hace cuatro años el sector audiovisual viene poniendo en evidencia que el equipo humano y los recursos con los que cuenta esta oficina de rodaje son insuficientes». «La reducción de personal y recursos, en comparación con los que la anterior oficina de rodajes contaba, ha supuesto un detrimento en el día a día de la logística de cómo afrontar un rodaje en Sevilla», añadieron los afectados. Esta falta de recursos «trae consigo serias consecuencias en el sector». El gremio habla de «una dificultad progresiva en la gestión de los permisos, reducción progresiva de las producciones audiovisuales y cinematográficas en la ciudad». La consencuencia es «la fuga de proyectos».El colectivo pone como ejemplo del deficiente funcionamiento actual que «la actual oficina de rodajes ni siquiera tiene presencia en internet, ya que no dispone de una página web propia, así como de una oficina con identidad y recursos que otorgue a los rodajes la importancia que a muchos niveles representa».

Las distintas asociaciones recuerdan que «Sevilla cuenta con una larga y famosa trayectoria como plató de cine, que lleva años promocionada como tal, sin embargo, la realidad a día de hoy es que rodar en Sevilla se ha convertido en una labor cada vez más compleja, debido principalmente a la falta de recursos con los que cuenta la actual oficina de rodajes y a una política municipal que no parece interesarse lo suficiente». Los afectados critican que «otras ciudades andaluzas como Almería, Cádiz o Málaga, con una política local manifiesta en el apoyo a la actividad audiovisual, han desarrollado en los últimos años una Film Office de referencia que ha ayudado a incrementar notablemente los rodajes en los últimos años en esas ciudades». Asimismo recuerdan que «los rodajes, tanto locales como de fuera, además de la actividad cultural o comercial que puedan perseguir, representan puestos de trabajo, actividad industrial de muchas empresas conectadas con esta labor, alojamientos en apartamentos y hoteles, en definitiva, toda una actividad económica que, en muchos casos, en pocos días, representa un importante impacto económico para la ciudad». Desde comienzos de este año, «varias asociaciones profesionales del audiovisual se han reunido y han expuesto a través de una carta esta preocupación al Ayuntamiento», sin respuesta, señalan, reclamando tener una reunión para trasladar la imperiosa necesidad de reformar y mejorar la oficina de rodajes. Sin embargo, todavía esperan una respuesta.