El PP saca 3,8 puntos al PSOE y volvería a gobernar con sus socios en Andalucía

Vox adelanta a Cs como tercera fuerza y Moreno supera en valoración a su Ejecutivo, según el Barómetro del Centra

Las encuestas no son irreversibles ni definitivas, sobre todo si se realizan en mitad de una pandemia como la causada por el coronavirus, pero marcan tendencias. En la dibujada por el último Barómetro del Centro de Estudios Andaluces (Centra), hecho público hoy, el PP-A se despega del PSOE-A y podría volver a gobernar en la comunidad, reeditando su alianza con Ciudadanos (Cs) y Vox, en esta legislatura sólo sostén externo del Ejecutivo.

El sondeo, que tiene un margen de error del 1,63%, otorga 3,8 puntos de ventaja a los populares con respecto a los socialistas, de celebrarse ahora elecciones autonómicas. El PP que encabeza el presidente de la Junta, Juanma Moreno, sube en intención de voto hasta obtener el respaldo del 30,2% –en los comicios andaluces de diciembre de 2018 sacó en urna el 20,8%–, lo que se traduciría en entre 39 y 42 escaños del Parlamento regional, frente a los 26 actuales. El PSOE, de su lado, comandado por la ex presidenta andaluza Susana Díaz, perdería un punto y medio y se situaría en el 26,4% –en las últimas elecciones reales anotó un 27,9%–, lo que le permitiría armar una bancada de entre 29 y 32 diputados. Y ello, cuando el sondeo previo del Centra, el difundido el pasado julio, fijó casi un empate, con el 30,8% de los sufragios para los populares y el 30,4 para los socialistas.

De vuelta a la actualidad, el barómetro no hace arribar a puerto con toda la pompa a la otra casi mitad del Gobierno regional, Cs. La formación naranja pasaría a ser la cuarta fuerza política en la región, por detrás de Vox. El partido que dirige el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, se deja por el camino en menos de tres meses el 0,7% de sus apoyos y 6,4 puntos desde finales de 2018. Del 18,3% que contabilizó entonces, cae hasta el 11,9%, lo que provocaría que los 21 parlamentarios que atesora se convirtieran en 13 o 14.

Vox, en cambio, con su estrategia de no sentar a ninguno de sus representantes en el Consejo de Gobierno y no sufrir el desgaste que conlleva la gestión, experimentaría un alza del 2,3%. El Centra, ente dependiente de la Consejería de la Presidencia, lo eleva a tercera fuerza de la comunidad –es la última, de momento–, al transitar desde el 11% de los votos al 13,3, que le proporcionaría entre 14 y 15 escaños, frente a los 12 que obtuvo en los pasados comicios regionales, que se han quedado en 11 tras la marcha de una parlamentaria al Grupo de no Adscritos.

Como ya sucedió en la encuesta previa, se ha vuelto a preguntar de forma separada por los partidos a la izquierda del PSOE del espectro político autonómico. Adelante Andalucía, marca electoral que aglutinó a Izquierda Unida (IU), Podemos y a varias formaciones andalucistas, pero de la que ahora pretenden coger las riendas los Anticapitalistas de Teresa Rodríguez, se desplomaría un 12% y sacaría entre cero y dos escaños, cuando se apuntó 17 en las urnas. Por su parte, una hipotética suma de Podemos e IU recabaría el 10,8% de los sufragios y entre 10 y 13 asientos en el Parlamento regional.

Otro aspecto reseñable del barómetro es la valoración de los líderes, parámetro en el que, a la luz de los datos del sondeo, no favorece estar a la izquierda. El único dirigente que aprueba es Moreno, con 5,18 puntos, a éste le sigue Marín, con un 4,72, y a él Alejandro Hernández, la voz de Vox en la Cámara, con un 4,23. Por detrás, la socialista Díaz tiene un 4,02 y Rodríguez un 3,69. Es decir, los tres líderes de las formaciones ligadas al Ejecutivo son los que mejor imagen proyectan.

Moreno vuelve a ubicarse por delante incluso de su propio Gobierno. El 43,8% de los interrogados por el Centra tilda de mala o muy mala la gestión del Ejecutivo, mientras que casi el 32% opina que es buena o muy buena. Sin embargo, es el 40,2% el que entiende que la del presidente es mala o muy mala y casi el 34% que lo hace bien o muy bien.

El paro es el principal problema para el 64,3% de los andaluces, a lo que se une que el 13,9% está inquieto por la Covid-19, sus consecuencias y la falta de recursos sanitarios. En el sexto lugar de la tabla aparece la corrupción política, con el 1,7%, y a la cuestión de qué partido puede dar una mejor respuesta a esos problemas, el 40,3% piensa que ninguno. Se han realizado 3.600 entrevistas entre los pasados 15 y el 25 de septiembre.

Un nuevo confinamiento y la vuelta al cole
-Hasta un 74,5 por ciento de los sondeados estaría dispuesto a volver a confinarse si fuera necesario a causa de la pandemia. De ellos, un 39,1% lo haría «si empeorase mucho la situación», un 21,6% si lo hiciera «algo más» y un 13,8% cree que «habría que hacerlo ya».
-Un 65,3 por ciento considera que se puede mejorar algún aspecto de la vuelta al colegio. Filtrando las respuestas por las de quienes tienen hijos escolarizados, un 31,4% apunta a la bajada de la «ratio por clase». Un 49% de los andaluces tilda de «mala» o «muy mala» la gestión de la Junta del regreso a las aulas.