Díaz ofrece a la Junta la “voluntad de diálogo” del PSOE para que Andalucía no esté a expensas de "los caprichos” de Vox

La socialista confía en que la reunión del consejero de Hacienda con los portavoces de su partido “no sea un paripé”

La secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha expresado hoy la “voluntad de diálogo” de su partido hacia el Gobierno de PP-A y Ciudadanos porque “Andalucía no puede estar a expensas de las exigencias” y los “caprichos” que tenga “la extrema derecha” de Vox. Así lo ha manifestado en la sede del PSOE-A, en Sevilla, mientras portavoces de su partido participaban en una reunión con el consejero de Hacienda y Financiación Europea, el popular Juan Bravo “para ver cómo va la elaboración” del Presupuesto de la Junta de 2021.

El portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, aseveró ayer que, tras la intervención del presidente de PP, Pablo Casado, en el debate de la moción de censura que ha defendido Santiago Abascal en el Congreso, se ha acabado la relación de “confianza” con el PP en Andalucía, con el que tiene suscritos acuerdos de investidura y presupuestarios, y advirtió de que serán “más exigentes” ante las negociaciones sobre las cuentas para 2021, que tienen que ser “replanteadas”.

En ese contexto, Díaz ha subrayado que la “voluntad de diálogo” de los socialistas está ahí, porque “lo que esté poniendo sobre la mesa la ultraderecha en este momento no puede condicionar un momento tan difícil para miles de familias, autónomos y empresas”.

La socialista ha lamentado que “después de lo que vivimos ayer en el Congreso”, con la “enmienda a la totalidad” que, en su opinión, planteó el presidente del PP “a los gobiernos apoyados en la extrema derecha”, no entiende cómo el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs), “ha reconocido” en una entrevista radiofónica que “él y el presidente de la Junta”, Juanma Moreno, “están contrariados por ese distanciamiento con la ultraderecha, cuando es la hoja de ruta de todos los partidos de izquierda y derecha dentro de la Unión Europea”, según ha apostillado.

La dirigente del PSOE-A ha dicho esperar que la “voluntad de diálogo” de la Junta “sea de verdad”, y la reunión del consejero de Hacienda con los portavoces del PSOE-A “no sea un paripé”, porque “nosotros nos sentamos con esa voluntad de acuerdo”, según ha insistido.

“Estamos pensando en Andalucía por encima de cualquier otra cosa”, ha remarcado Susana Díaz antes de agregar que los “elementos fundamentales” del PSOE-A de cara a la negociación del Presupuesto pasan por “blindar el empleo, la educación y la sanidad pública”. “Desde esa premisa, nuestra voluntad de acuerdo la manifestamos hace un mes, y ahora, aún más, no vamos a dejar que Andalucía esté a expensas ni supeditada a los caprichos y a las exigencias de la ultraderecha”, según ha continuado Susana Díaz antes de añadir que espera que el Gobierno de Andalucía “haga lo mismo”.

A su juicio, el Ejecutivo de PP-A y Cs “tiene para elegir”, y “puede seguir de la mano de esa ultraderecha de Vox o puede sentarse de verdad, con sinceridad y lealtad, con el PSOE-A”, donde, ha martilleado, “estamos dispuestos a poner los intereses de Andalucía por encima de cualquier otro tipo de interés partidista”.

Adelante anima a la Junta a usar la “geometría variable” del Parlamento, ya que Vox usa de “rehén” a Andalucía y sus cuentas públicas
La portavoz parlamentaria de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto, ha acusado hoy a Vox de usar como “rehén” a la comunidad autónoma y sus cuentas públicas como reacción al “duro” discurso del presidente del PP, Pablo Casado, contra la moción de censura que dicho partido ha defendido esta semana en el Congreso de los Diputados, y ha recordado al Gobierno regional de Juanma Moreno que en el Parlamento autonómico hay una “geometría variable” en la que se puede apoyar para adoptar “decisiones relevantes”. En la Cámara ningún partido goza de mayoría absoluta, fijada en 55 diputados, cifra superior a los 47 que suman las formaciones que sustentan el Ejecutivo andaluz, es decir, PP-A y Cs. Nieto cree que la reacción de Vox, que ha calificado de "práctica política deleznable”, abre "una oportunidad que debiera tener una traducción” en la “geometría variable” existente el Parlamento autonómico, ha insistido.