Moreno y Marín se "implican” en la negociación del Presupuesto andaluz enmendado por la oposición

El Gobierno regional circunscribe el diálogo con Vox al ámbito de la comunidad y niega conversaciones “con ningún dirigente nacional" de ese partido

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, a la derecha, junto al vicepresidente, Juan Marín, en el Parlamento andaluzJulio MuñozEFE

El Presupuesto andaluz para 2021 “no debe tener ningún voto en contra” porque “es una herramienta para luchar contra el coronavirus” y las tres crisis que éste ha provocado, la “económica", la “social” y la "sanitaria”. Así de contundente se ha mostrado el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, en la rueda de prensa telemática posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que ha tenido lugar esta mañana, en la que ha advertido de que rechazar las cuentas es decir “no” al plan de rescate que la Junta ha armado para autónomos y pequeña y medianas empresas (pymes) por valor de 667 millones de euros, por ejemplo, lo que significaría “condenar a miles de negocios a cerrar la persiana definitivamente”.

Ha sido el consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, el encargado de liderar durante semanas las negociaciones con los grupos parlamentarios con ese propósito, que los Presupuestos salieran adelante sin votos en contra, si bien, después de que los tres partidos de la oposición, PSOE-A, Adelante Andalucía y Vox, hayan registrado enmiendas a la totalidad, se habrían “implicado” directamente tanto el presidente como el vicepresidente del Ejecutivo regional, Juanma Moreno y Juan Marín, respectivamente, así como el resto del Gobierno autonómico, para poder atender todos los flancos abiertos con las distintas formaciones y garantizarse que el proyecto presupuestario supera mañana en el Pleno de la Cámara el debate de totalidad. “El presidente y el vicepresidente están muy pendientes del ritmo" de una negociación que, según ha aseverado, “no ha ido más allá de Andalucía”, es decir, no ha habido conversaciones “con ningún dirigente nacional de Vox”.

Bendodo ha hecho un llamamiento a las distintas fuerzas políticas a ser “responsables” porque no se trata de “ideologías ni de partidismo”, sino de “salvar vidas” y de "economía”, ha defendido.