Vox duplica en 21 meses la intención de voto en Andalucía

Casi el 14% de los andaluces cree que el partido de Abascal es el que mejor puede solucionar los problemas, sólo detrás del 23% del PP

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a la llegada a el templo para participar como un hombre de trono del Cristo de la Exaltación. Álex Zea / Europa Press
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, a la llegada a el templo para participar como un hombre de trono del Cristo de la Exaltación. Álex Zea / Europa Press FOTO: Álex Zea Europa Press

Los políticos tienden a decir que una encuesta es una foto fija de la realidad. Si se toman varias, por tanto, como en las películas de animación, puede apreciarse el movimiento. El éxito del PP-A ahora mismo pasa, en palabras de Moreno –dado que la victoria, según los sondeos, sí parece clara–, en gobernar sin depender de Vox más allá de una abstención en la investidura. La realidad es que ahora mismo Vox es el principal rival del PP en las elecciones. Y subiendo. El partido de Abascal está «de moda» al punto de que en municipios sin candidato, demoscópicamente, arrasan. El campo y el descontento serán factores claves del ciclo electoral. El caldo de cultivo del auge de Vox viene de atrás.

El barómetro de marzo de 2022 señala el paro como principal problema en España para casi el 35% de los andaluces; seguido de los precios elevados (11,5%); la insatisfacción con el Gobierno central (11,1%); la insatisfacción con los políticos (7,2%); y el mal funcionamiento de la economía (4,6%). Los ingredientes del descontento, más aún teniendo en cuenta que la insatisfacción con el Gobierno y con los políticos en general preocupan a casi un cuarto de la población encuestada y el paro y la inflación a casi la mitad. En Andalucía, el paro regional preocupa al 54%; los precios elevados, al 7,4%; el mal funcionamiento de la economía, al 4,4%; la insatisfacción con el Gobierno central, a 3,3%; y con los políticos, al 2,6%. En cuanto a la valoración de los líderes: el presidente Moreno saca un 5,6; el vicepresidente Marín, un 4,92; por Vox Macarena Olona saca un 4,92, y Manuel Gavira, un 4,59; el socialista Espadas, un 4,49; Esperanza Gómez de Más País, un 4,33; Martina Velarde, de Podemos, un 4,27; y Teresa Rodríguez, de Adelante, un 3,89. Sólo aprueba el presidente andaluz y la diputada por Granada obtiene la misma puntuación que el vicepresidente andaluz, de Cs. Hace 21 meses, como líder de Vox el Centra preguntaba por Francisco Serrano y era el peor valorado, con un 3,92. Espadas mejora en 0,8 la valoración de Susana Díaz. Moreno gana un décima y Marín gana dos respecto a junio de 2020.

La estimación de voto en marzo de 2022 es de 43-44 escaños para el PP, con e 34% de los votos, esto es, un 13,3% más que el 20,7%, con 26 escaños, que obtuvo en las elecciones de diciembre de 2018. El PSOE obtendría 30-31 escaños, un 2,6% menos del 27,9% que obtuvo en los comicios y que le otorgaron 33 escaños. El PSOE-A ha podido tocar su suelo electoral. Vox pasa de 12 diputados a los 22 que le da el barómetro, con un 8% más de votos sobre el 11% que obtuvo en diciembre de 2018. Hace 21 meses, Vox estaba anclado en la encuesta en los 12-11 diputados que sacó en 2018, de lo que se induce que con la prolongación de la crisis del covid y los problemas económicos por la inflación, empeorados con la guerra de Ucrania, se están llevando la intención de voto del descontento. Hace 21 meses, la estimación de voto de Vox era del 10,1% puntos. Es decir, ahora es casi el doble, con un 19%.

Unidas Podemos, que se presentó como Adelante, pasaría en el último sondeo de 17 a 10 escaños, con una caída del 7,1% de los votos. Cs de desmorona de los 21 escaños a dos, con un 14% menos de sufragios. El nuevo Adelante de Teresa Rodríguez obtendría entre cero y un escaño, con el 2,8% de los votos. La abstención bajaría un 3,2% hasta situarse en el 40,2%. El contexto de este barómetro es el actual, con la pasada huelga de transportistas, la inflación, las ayudas a la gasolina, la negativa a bajar impuestos y con el mundo rural pidiendo un rescate. La pandemia parece controlada.

Así las cosas, el 23% cree que el PP es el partido que mejor puede solucionar los actuales problemas generales; el 12,5% el PSOE y el 12%, Vox. Si se pregunta por los problemas personales, el PP se queda en el 20,8; Vox asciende al 13,8; y el PSOE baja al 13,1. Comparado con la encuesta del Centra de junio de 2020, en plena pandemia, el 19,4% creía que el PP era el partido que mejor respuesta podía dar a los problemas de Andalucía; el 16,9% (4,4 puntos más que ahora), el PSOE; y el 6%, Vox. Es decir, el partido de Abascal también ha ganado más del doble de confianza del electorado en 21 meses.

Hace justo un año, en marzo de 2021, sin invasión de Ucrania pero con la pandemia muy vigente y Andalucía cerrada en Semana Santa, con apenas vacunación todavía, en clave política nacional tuvo lugar la moción de censura en Murcia; Díaz Ayuso adelantó los comicios en Madrid y Pablo Iglesias dejó la vicepresidencia nacional, y fracasó otra moción en Castilla y León. Entonces, el barómetro daba al PP 40-43 escaños, con el 31,2%. Es decir, los populares han ganado un 2,8% de votos y ha ampliado la horquilla a 43-44. El PSOE obtenía en ese sondeo 26-29 con el 23,5%. Esto es, en un año, el nuevo liderazgo de Espadas ha ganado casi un 2% de apoyos y entre dos y cuatro diputados. Cs pierde en un ejercicio cinco escaños. Vox ya estaba en 20-21 escaños, con un 18,1% de apoyos estimados, uno o dos menos de ahora pero la estimación de voto en menos de dos años se ha disparado 10 puntos, lo que puede interpretarse como que el techo de Vox es más amplio incluso. La abstención prevista hace un año, por su parte, era casi diez puntos mayor, rozando el 50%.

Fagocitación de Cs

Hace un ejercicio, para el 60,6% el principal problema era el paro y para el 11,4%, el Covid. Entonces, el Centra ya revelaba que para casi el 20% el partido que «puede dar una mejor respuesta a los problemas de Andalucía» era el PP. De los que así lo creían, el 65% ya había votado a los populares; casi el 17% a Cs; y casi el 9% a Vox. Es decir, el PP fagocitaba de pleno al partido naranja, en términos de voto; y tenía la confianza de uno de cada 10 votantes de Vox, lo que podía suponer, según las últimas elecciones, 40.000 votos. Pero el segundo partido que «mejor respuesta» podía dar a los problemas, según el Centra, no era el PSOE (11,1%) ni Cs (2,3%) ni Podemos (5,2%) sino Vox, con un 11,3% de confianza. El 26,6% de los encuestados considera al PP como el partido más cercano a sus ideas; el 23,1, al PSOE; y el 15,5% a Vox. «Si mañana» fuesen las elecciones, el 30,6% votaría al PP; al PSOE el 18,2; y a Vox, el 14,6.

La gestión y la radicalización

Un 6,5% de los encuestados consideraba la gestión de PP y Cs en la Junta como muy buena; y casi un 30% como buena. La suma de mala o muy mala era de más del 41%. Casi un 18% la consideraba ni buena ni mala. El 70,7% estaba en contra del adelanto.

Este 2022, el 42,% considera la gestión buena o muy buena; y mala o muy mala suma un 38,9%. La gestión de Moreno como presidente la aprueba más del 44% y la suspende más de un 36%.

La encuesta abordaba la radicalización política y el 5,5% consideraba que beneficiaba a Vox.

En cuanto al espectro político, cerca del 64% sumaba entre el centro izquierda, el centro y el centro derecha. Ahora ha caído al 43,4%.

Había casi un 55% de votante de centro izquierda que confió en el PSOE en 2018 que el que el PP espera conseguir con la llamada al voto útil. De extrema derecha sólo se declaraba un 1,7% y de extrema izquierda, un 1,4%. En cualquier caso, casi un 8% de votante que se definía de centro ya había votado a Vox. Este año, de extrema derecha se declara un 3,1%, casi el doble; mientras que el porcentaje de votante de extrema izquierda sigue intacto en un 1,4%.