• 1

Dejemos de fumar en verano

  • Dejemos de fumar en verano
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

20 de agosto de 2018. 10:06h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 20/8/2018

Las vacaciones de verano son un buen momento para pensar en nuestra salud. Aprender a relajarnos, paseos diarios y ejercicios como rutinas para la vuelta a casa, alimentación equilibrada...y dejar de fumar. A pesar de los consejos de los médicos, muchas personas no creen que el tabaco produzca daños, y su consumo es la primera causa de muerte evitable.

Fumar durante largos periodos de tiempo acorta la vida una media de diez años y dejarlo a cualquier edad revierte esta situación, reduciendo el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer y no sólo el de pulmón.

Además, fumar empeora la calidad de vida. La piel se deteriora, se producen daños en las arterias (la incidencia de patología coronaria en los fumadores es tres veces mayor que en el resto de la población) y aumentan las secreciones en las vías respiratorias, que se acumulan en los bronquios. Esta mucosidad es un buen caldo de cultivo para infecciones respiratorias y la tos matutina del fumador para eliminarla puede ser un signo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Y no olvidemos la fatiga excesiva al caminar, que el fumador suele considerar normal. En el humo del tabaco hay 7.000 sustancias químicas conocidas, 250 de las cuales son dañinas, y entre ellas hay 70 cancerígenas para el ser humano.

El 30% de las fumadoras continúa fumando durante el embarazo, pensando que la reducción del número de cigarrillos no producirá daños en el feto, cuando sabemos que el futuro bebé sufre incluso si la embarazada fuma de forma pasiva. Cuando el padre o la madre fuman en la habitación del bebé, aumenta significativamente el riesgo de muerte súbita del lactante.

Algunos consejos:

- Si fumamos, no debemos apurar el cigarrillo, intentemos apagarlo cuando se ha consumido la mitad.

- Es mejor evitar los cigarrillos electrónicos, porque si bien es cierto que los niveles de sustancias nocivas son menores, los efectos sobre la salud a largo plazo son desconocidos.

- Lo ideal, si decidimos dejar de fumar, es fijar un día concreto y comentarlo con familiares y amigos.

- Para evitar engordar cuando lo dejemos, cuidemos la alimentación (tomando fruta y verdura y bebiendo agua en abundancia), y caminemos una hora cada día.

Pero si al final el hábito del tabaco nos vence, no dañemos a los demás fumando en espacios cerrados (especialmente si hay niños o mujeres embarazadas).

Y no olvidemos pedir ayuda a nuestro médico, nuestros pulmones y nuestros seres queridos lo agradecerán.

Dr. Vicente Gil Valdés, Director de Salud y Bienestar de International SOS.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs