De charco en charco

Espacio dedicado al mundo de los más pequeños de la casa. Moda, decoración, ocio, planes divertidos, cultura... todas esas facetas con las que nos encontramos a diario cuando somos padres. Su reto es simplemente echar una mano, inspirar, dar ideas, algún que otro consejo... porque con niños vamos saltando de un charco a otro.

  • Image

Los dolores de cabeza recurrentes en los niños.

true

Sobre el autor

Tania Villate Consonni

Siempre me ha gustado escribir, comunicar... compartir. Abogada y Agente de Propiedad Industrial de formación y profesión hasta que me convertí en madre de familia numerosa, lápiz y papel siempre me han acompañado. Desde entonces mi atención se ha centrado en el mundo de los niños. Me preocupa la seguridad de los niños y me apasiona la moda, la decoración, descubrir formas formas en las que disfrutar del ocio en familia... es un universo mágico que nunca deja de sorprenderme.

Parece que los dolores de cabeza son sólo para los adultos, pero sin embargo muchos niños sufren migrañas de forma recurrente ¿Por qué? ¿Son hereditarias? ¿Se pueden curar?

Muchos niños sufren de dolores de cabeza de forma más o menos habitual. Muchos de estos dolores de cabeza se pueden tratar en casa si son puntuales. Puede que se deban a algún alimento, a un momento de estrés, al cansancio... pero en el momento en el que los dolores de cabeza empiezan a ser recurrentes o de repetición o van asociados a vómitos... lo más recomendable es empezar a llevar un “calendario de cefaleas” para encontrar un patrón; si hay un motivo que se repite o si es la reacción a una situación, actividad o alimento concreto.

¿Qué deberíamos apuntar en este calendario?

- A qué hora empieza

- A qué hora termina o cuánto dura

- Cuánto le duele

- Dónde le duele (frente, nuca, un ojo, en el lado, en las sienes, por toda la cabeza...)

- Qué tipo de dolor de cabeza es (opresivo (sensación de que te aprieta), pulsátil (sensación de que te late el corazón en la cabeza) o punzante (pinchazos en la cabeza)

- Si lo asocia con algo en concreto (clima, actividad física, situación de estrés, catarro, menstruación, algunos alimentos como el chocolate, los frutos secos, los plátanos, el queso, las chucherías, comida china, salchichas...)

- Si durante el dolor ha tenido vómitos, ganas de vomitar, dolor abdominal, nota hormigueo, pierde fuerza en las manos, ve, oye o habla mal...

- Cómo se terminó (con reposo, con sueño, oscuridad, analgésicos... o nada)

Es recomendable en cualquier caso consultar con el pediatra, y en su caso con un neurólogo infantil y darle traslado de toda esta información. También es importante conocer si hay antecedentes familiares con cefaleas o migrañas. Las migrañas no son hereditarias, pero si hay antecedentes familiares hay una mayor propensión a padecerlas.

Las migrañas en los niños suelen comenzar entre los 6 y los 10 años, y son más comunes en las niñas y empeoran una vez que tienen la menstruación. Por la tarde/noche es cuando más suelen padecerse. Normalmente se pasan en unas dos horas en un ambiente tranquilo con poca luz. Las migrañas se repiten a veces una vez por semana y entre uno y otro episodio el niño hace vida normal. Son migrañas si van acompañados de dolor en la frente, falta de apetito, naúseas y vómito. A veces va acompañado de destellos brillantes en la visión (se denomina aura). SI el niño pierde la conciencia, tiene mucha fiebre o convulsiona es importante llevarle inmediatamente a urgencias.

Con todos los antecedentes el neurólogo infantil podrá elaborar un diagnóstico y especificar un tratamiento para el niño, en función del tipo de cefalea, su intensidad y su frecuencia. Además de la correspondiente medicación, el doctor normalmente acompañará su tratamiento con especificaciones en cuanto a la dieta y a su actividad física.

Es muy interesante conocer que las migrañas en los niños pueden tener cura: si se tratan correctamente antes de que el niño llegue a determidad edad (en las niñas antes de que tenga la menstruación por primera vez) se puede evitar además que de adultos sean personas migrañosas. Por eso, si tu hijo tiene migrañas no tires la toalla, no tiene por qué ser para toda la vida. Consúltalo con tu pediatra

Últimas noticias