El paro sube en Castilla y León un 0,27%, por debajo de la media nacional

La Comunidad suma 427 desempleados más en el mes de agosto

El paro se incrementó en Castilla y León el pasado mes de agosto en 427 personas (0,27 por ciento) respecto a julio, mientras que España lo hizo en 29.780 (0,79 por ciento), según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social y recogidos por Ical.

En la Comunidad el número de parados se sitúa en los 155.750 y por encima de los 3,8 millones a nivel nacional. En tasa interanual la subida en la Comunidad es del 18,02 por ciento (23.783), mientras que en el conjunto autonómico se sitúa en el 24,04 por ciento (737.010).

El desempleo bajó en ocho Comunidades Autónomas encabezadas por Navarra (-1.078), Cantabria (-763) y Extremadura (-548), mientras que subió en las nueve comunidades restantes, sobre todo en Cataluña (11.293), Madrid (6.260) y la Comunidad Valenciana (5.694), que concentran el 78 por ciento de los nuevos parados.

Por provincias, la caída del desempleo en agosto se concentró en León, con 717 parados menos (-2,30 por ciento) y en Zamora con 43 (-0,36 por ciento), mientras que en el resto de provincias se registraron incrementos. Las subidas las encabezó Valladolid, con 626 parados más (1,86 por ciento) y Palencia con 294 (3,03 por ciento). En Ávila subió en 34 personas (0,30 por ciento), en Burgos en 73 (0,35 por ciento), en Salamanca en 74 (0,30 por ciento), en Segovia en 85 (1,10 por ciento) y en Soria sólo se incrementó en una persona.

En términos absolutos, Valladolid continúa a la cabeza del desempleo con 34.371 parados, por delante de León (30.506), Salamanca (24.799), Burgos (21.085), Zamora (11.791), Ávila (11.540), Palencia (9.986), Segovia (7.805) y Soria (3.867).

En tasa interanual se producen subidas en todas la provincias que encabeza Segovia con un 30,41 por ciento (1.820), por delante de Soria con un 24,54 por ciento (762), Burgos con un 24,04 por ciento (4.086) y Palencia con un 23,85 por ciento (1.923). El mejor comportamiento lo presenta León con una subida del 12,22 por ciento (3.321), seguida de Ávila con un 14,80 por ciento (1.488), Zamora, donde el desempleo se incrementó un 16,74 por ciento (1.691), Salamanca, con una subida del 16,76 por ciento (3.565) y Valladolid, con un 17,53 por ciento (5.127).

Sectores

De los 155.750 parados registrados en la Comunidad, 65.131 eran hombres y 90.619, mujeres (58,1 por ciento). Además, 13.555 personas tenían menos de 25 años. Por sectores de actividad, los servicios continuaron a la cabeza en número de desempleados en la Comunidad, aunque con 107.600, por delante de la industria, con 14.060 desempleados; la construcción, con 10.280 y la agricultura, con 8.321 desempleados. Además, el número de demandantes sin empleo anterior se situó en 15.489 personas.

Por otra parte, en agosto se firmaron en la Comunidad un total de 56.329 contratos, es decir, 21.742 menos que el mes anterior, lo que supone un descenso del 27,85 por ciento. A nivel nacional se suscribieron 1.118.663 contratos, lo que supuso un descenso del 27,18 con respecto al mes de julio.

En términos interanuales, el número de contratos suscritos en Castilla y León descendió en 20.848, es decir, un 27,01 por ciento, porcentaje que en el conjunto autonómico fue del 26,40 por ciento. Del total de contratos de la Comunidad, solo 4.611 fueron indefinidos y un total de 51.713 fueron temporales.

En cuanto a los beneficiarios de prestaciones por desempleo de agosto, en Castilla y León fueron 114.160, de los cuales 72.833 fueron prestaciones contributivas; 36.531 correspondieron a subsidios y 4.795 a renta activa de inserción.

Seguridad Social

Por otra parte, el número de afiliados a la Seguridad Social en Castilla y León aumentó en 3.102 personas en agosto, un 0,34 por ciento, lo que sitúa la cifra total de afiliados en la Comunidad en 912.539. En en el conjunto de España el número medio de afiliados a la Seguridad Social se situó en 18.792.376 personas en agosto, lo que representa un aumento de 6.822 cotizantes respecto a la media de julio.

Desde la Junta de Castilla y León, el viceconsejero de Empleo, David Martín, apostó por “jugar con rapidez” para hacer de la crisis de la Covid-19 una oportunidad, y sin “paternalismos” poner los recursos necesarios para ello, a partir de este mismo septiembre. En declaraciones a los medios recordó que agosto suele ser un mes de transición en cuanto al empleo, de forma que en los ocho años anteriores en cuatro ha subido el paro y en otros cuatro ha bajado, y ha explicado que en este caso, con 427 parados más que en julio, el dato es mejor que en el mismo mes de 2017 y 2018.

Asimismo, puso énfasis en el incremento relativo del paro, ese 0,27 por ciento, tres veces menos que el dato nacional, sea el cuarto más atenuado después de los de Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia. Con “prudencia”, analizó también el repunte del paro interanual del 18,02 por ciento, frente al 24 por ciento nacional, y las bajadas mayores que la media nacional en los sectores de la industria, agricultura o construcción, y un incremento más moderado en servicios.

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), por su parte, reclamó la reanudación “inmediata” de las negociaciones del Diálogo Social ante la “incertidumbre” actual, marcada a su juicio por “los rebrotes y las nuevas restricciones”. Además, los empresarios apelan a la responsabilidad de toda la sociedad para que se extremen y cumplan las medidas sanitarias fijadas, y así se puedan alcanzar los resultados sanitarios idóneos y “avanzar hacia la recuperación”.

A su juicio, los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social del mes de agosto, ponen de manifiesto el “esfuerzo de las empresas de la Comunidad por recuperar la normalidad económica y la vuelta a la actividad, en un entorno de gran incertidumbre”. Analizadas las cifras, y a la vista de la evolución epidemiológica, Cecale manifiesta su “preocupación” por que las nuevas medidas restrictivas impuestas por el Gobierno regional conduzcan a las empresas, sobre todo de algunos sectores, como el de hostelería y ocio, a un escenario “cada vez más catastrófico, con una ya drástica reducción de la actividad y facturación, y con nefastos efectos en el mercado laboral”.

El sindicato UGT recalcó, tras conocer los datos del paro en la Comunidad el pasado mes de agosto, que “el mantenimiento de la cobertura de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs)” resulta “clave” para sostener el empleo”, “ante la situación de incertidumbre actual”. Según apuntan, el paro registrado no recoge el efecto del sostenimiento del empleo que se está llevando a cabo gracias a los ERTEs negociados entre los sindicatos, las empresas y el Gobierno y que eleva la protección de las personas que, de otro modo, quedarían incluidas en el registro del desempleo.

En la misma línea, Comisiones Obreras (CCOO) reclamó al Gobierno regional, tras conocer los datos del paro registrado del mes de agosto, la puesta en marcha de todas las políticas activas de empleo para el año 2020, el cumplimiento del Acuerdo sobre la extensión territorial del Servicio de Relaciones Laborales (SERLA), así como de las medidas del último acuerdo del Diálogo Social, “Medidas extraordinarias para la protección de trabajadores, a las empresas, a las familias y a las personas vulnerables con motivo de la crisis del COVID-19″.

La viceportavoz socialista en las Cortes de Castilla y León, Virginia Barcones, lamentó que los efectos de la subida de los datos de paro registrado en la Comunidad hayan generado más desigualdad en el mercado laboral entre hombres y mujeres. Según explicó, 9 de cada 10 personas que han perdido su empleo en el mes de agosto en la Comunidad son mujeres. “En un momento tan extraordinariamente duro y complejo como el que estamos viviendo a causa de la Covid-19, la desigualdad se incrementa”, criticó. A su juicio, se trata de una cifra que “no es casualidad, sino espejo de un mercado laboral antiguo que no ha recibido de la Junta de Castila y León ningún avance en materia de igualdad en los últimos años”.