«Zamora es la perla oculta del Duero y queremos que salga a la luz relanzando sus potencialidades»

El presidente de la Diputación reafirma su apoyo a las pymes y autónomos, y se marca como reto a corto y medio plazo llevar internet a todos los pueblos, recuperar horarios del AVE y que Zamora sea territorio Silver Economy

«Zamora es la perla oculta del Duero que queremos que salga a la luz relanzando las potencialidades de esta provincia, que son muchas y de todo tipo. Y, para ello, tenemos las puertas abiertas de la Diputación Provincial a cualquier emprendedor que tenga una idea o un proyecto de negocio que genera empleo y riqueza y atraiga también al talento joven que se marchó».

Así lo cree y así lo cuenta a LA RAZÓN el presidente de la institución provincial de Zamora, Francisco José Requejo, a quien como buen empresario que ha sido antes de entrar en política, no le asustan los retos y las adversidades, y reivindica las bondades de un territorio «extraordinario» al que no le sobran empresarios ni proyectos pero al que todo el mundo que llega, dice, «queda prendado».

De hecho, y pese a la ralentización de muchas iniciativas debido a la pandemia, Requejo asegura que mantienen buena parte de la ruta que marcaron hace quince meses cuando empezó la legislatura, y que pasa, además de reforzar la atención y los servicios frente a la pandemia además de establecer nuevas ayudas a pequeñas empresas y autónomos, por impulsar los productos locales, por atraer empresas, como la Biorrefinería de Barcial del Barco o por conseguir que regrese el talento joven que se marchó al Parque Científico. También por conseguir que Zamora sea un territorio «Silver Economy» y se convierta en referente en el cuidado y atención de las personas mayores, destaca el presidente.

Sobre este último proyecto de innovación, al que Europa ha dado el visto bueno, Requejo asegura que es pionero en lo que se refiere al envejecimiento y la despoblación y que está llamado a servir de oportunidad ante un grave problema como es la pérdida poblacional que sufre la provincia desde hace años.

«Queremos convertir esta debilidad en una fortaleza que ayude a mejorar la atención a nuestras personas mayores e impulse las nuevas tecnologías, la accesibilidad, el turismo o la cultura», apunta.

También tiene mucha fe puesta en la Biorrefinería de Barcial del Barco, que cuenta con una partida presupuestaria de 315.000 euros para adquirir los terrenos y empezar a funcionar, aunque aún falta que Iberdrola y los promotores den el siguiente paso y lleguen a un acuerdo que desbloquee un proyecto que espera que pueda ver la luz en 2021.

Pero lo que más le ocupa y preocupa también en estos momentos a Requejo es hacer frente a esta crisis sanitaria que parece no tener fin y que va a más en todos los sitios. En este sentido, el dirigente de Ciudadanos, miembro también del nuevo comité autonómico del partido liderado por Gemma Villarroel, no esconde su inquietud por el repunte que está experimentando también el medio rural zamorano, y explica que la Diputación sigue desinfectando por todos los pueblos a través del Parque Provincial de Maquinaria, además de hacer acopio de material de protección para las residencias o repartir mascarillas entre adultos y niños así como geles hidroalcohólicos y carteles informativos con recomendaciones frente a la Covid en los comercios. «Trabajamos cada día con responsabilidad, sentido común y destinando los recursos que hagan falta esperando que esta pandemia sea pronto u mal sueño», asegura el presidente.

Mimar al tejido empresarial

Una institución que está intentando ayudar en la medida de sus posibilidades a los pequeños empresarios que tienen comercios en los pueblos y a los autónomos para que puedan mantener abiertos sus negocios.

De hecho, Requejo recuerda que desde el primer momento en el que el virus irrumpió en nuestras vidas ha recorrido la provincia y visitado los municipios para hablar con los productores para que le explicasen su situación y necesidades.

«Hemos lanzado una línea de ayudas por valor de medio millón de euros para esos pequeños empresarios para que pudieran darse de alta y tuvieran igualmente facilidades en la puesta en marcha de su negocio o su modernización, ya sea para tener internet, tablets o vehículos», señala el presidente, mientras destaca también los cinco millones de euros para el mantenimiento del empleo en estos pequeños así como las bonificaciones a la Seguridad Social.

«No podemos olvidar que lo que realmente relanza a una provincia es su desarrollo económico y por ello tenemos que atender y cuidar in escatimar esfuerzos a los autónomos y a los pequeños empresarios», apunta Requejo.

El presidente de la Diputación de Zamora pone en valor igualmente que los planes provinciales sean anuales y que se haya incluido en ellos también por vez primera a las localidades más grandes de la provincia sin contar la capital, como son Benavente y Toro.

«Mantenemos esa política de inversión pública porque entendemos que el dinero debe estar en los municipios para que se puedan mantener esos trabajos de albañilería, fontanería o electricidad que son necesarios en los pueblos para que haya actividad económica y empleo», dice.

Apoyo a Cobadú

El incendio que recientemente ha sufrido la cooperativa zamorana Cobadú de Moraleja del Vino, una de las más importantes de España, ha estado a punto de llevársela por delante. El daño ha sido importante pero no definitivo, pero la Diputación ha reservado una partida de entre 40.000 y 50.000 euros en los próximos presupuestos de 2021 para ayudar a Cobadú, aunque Requejo avanza otra partida aún sin cuantificar para echar una mano a cualquier cooperativa de la provincia que quiera desarrollarse.

El presidente sabe que el campo y la agroalimentación son pilares en los que la provincia debe apoyarse para seguir creciendo y fijar población. Y cree que la pandemia puede ser una oportunidad para que la gente se dé cuenta de las ventajas de vivir en un pueblo y estos se puedan repoblar. Pero, también, tiene claro y así se lo han trasladado los alcaldes con los que se reúne de forma periódica, que hay que dar servicios de primera para que la gente no se vaya y, además, vengan nuevas inversiones al medio rural.

Y entre ellos cita internet como la prioridad, pero además que se recuperen las frecuencias y horarios de trenes de alta velocidad que se han perdido en estos meses. «Seremos beligerantes en este punto», advierte.