Once fiestas ilegales disueltas y una treintena de denuncias por saltarse el toque de queda en Salamanca

Madrugada intensa para la Policía Local que ha levantado acta de sanción contra otras 24 personas por no llevar puesta la mascarilla

Un furgón de la Policía Nacional en la Plaza Mayor de Salamanca momentos antes del toque de quedaManuel Ángel Laya Europa Press

La situación excepcional que vive Castilla y León, inmersa en un estado de alarma con toque de queda a las diez de la noche, con el cierre de la hostelería, de los centros comerciales y deportivos durante las dos próximas semanas, con la prohibición de reuniones de más de seis personas salvo que sean convivientes o de fumar en la calles y al aire libre si no se puede respetar ni garantizar los dos metros de seguridad, además de los controles de tráfico o del uso de la mascarilla, está trayendo en jaque a los agentes de las policías locales y de la Guardia Civil.

En Salamanca, una ciudad en el punto de mira por su carácter universitario y la presencia de miles de jóvenes de toda España o de otros países, han tenido una madrugada especialmente intensa, que casi recordaba a la del inicio del curso en la Universidad, donde hubo bastantes problemas por las fiestas ilegales y botellones en las calles.

Y es que según ha informado el Ayuntamiento de Salamanca, hasta once fiestas irregulares han disuelto los agentes de la Policía Local que han realizado más de una treintena de propuestas de sanción por saltarse el toque de queda establecido por las autoridades a las diez de la noche, entre los participantes de estos “saraos” ilegales y otras que se interpusieron en la calle.

Si bien, el total de denuncias relacionadas con la pandemia en las últimas horas supera el medio centenar, contando las 24 actas de sanción que se han levantado contra personas que no llevaban puesta la mascarilla obligatoria para todo el territorio nacional, o bien la llevaban colocada de forma irregular, atentando igualmente contra la salud pública.

Recibe a la Policía con insultos y amenazas

Por otra parte, una mujer de 45 años ha sido detenida esta madrugada en Salamanca por recibir a la Policía Local con insultos, amenazas y agresiones tras un aviso por ruido. Los hechos ocurrieron en la calle Primero de Mayo de la capital, donde reside la denunciada, tras varias llamadas de vecinos denunciando el alto volumen al que escuchaba música pasadas las 00.30 horas.

A su llegada al domicilio, los agentes se encontraron con una mujer se negaba a recibirles y profería, a su vez, todo tipo de insultos y amenazas al otro lado del umbral. Cuando finalmente accedió a abrir la puerta, la ahora detenida comenzó a arrojar a los policías todos los objetos que tenía a mano, incluidas botellas y papeles, informa Ical.

Fueron los propios agentes quienes llamaron al Servicio de Emergencias para procurar atención sanitaria a la mujer, que finalmente fue trasladada al Complejo Asistencial de Salamanca para ser examinada. Tras comprobar que no tenía ningún problema de salud, esta vecina de Salamanca quedó arrestada en la comisaría de la Policía Nacional de la capital, en la calle Jardines.

Por otro lado, un conductor resultó detenido por superar la tasa de alcoholemia durante uno de los controles regulares de tráfico realizados por la Policía Local en la madrugada de este sábado. En total, los agentes realizaron 47 actuaciones en el operativo de circulación.