Música

Fetén Fetén inaugura los conciertos de “Las Piedras Cantan” en el Monasterio de Rioseco

El ciclo, organizado por Fundación Santa María la Real, en colaboración con Fundación Banco Sabadell, busca llenar de vida y música las viejas piedras de Castilla y León.

El dúo Fetén Fetén abren los conciertos de "Las Piedras Cantan"
El dúo Fetén Fetén abren los conciertos de "Las Piedras Cantan"JUANMA FERREIRA MORGAZO

El ciclo musical “Las Piedras Cantan” arranca este domingo en el Valle de Manzanedo (Burgos) con el primero de los tres conciertos que ha programado para “llenar de vida y música las viejas piedras de Castilla y León”. En esta ocasión, la Fundación Santa María la Real, con la colaboración de Fundación Banco Sabadell, apuesta por acercar la música tradicional a los pueblos.

“Creemos que los pueblos y su patrimonio son una oportunidad y ahora, más que nunca, nos preocupa e interesa la despoblación y las personas”, explicaba Lucía Garrote, coordinadora de la actividad. “Por eso, este año apostamos por llevar la cultura a los pueblos, por llenarlos de vida, a través de la música y en escenarios cargados de historia”.

Precisamente por eso, el primer escenario de “Las Piedras Cantan” será el Monasterio de Santa María de Rioseco, en un claro guiño a la labor de recuperación que se está llevando a cabo en el edificio. El domingo 22 de agosto, a las 19 horas, las piedras de este espectacular monasterio cisterciense cantarán al son del grupo burgalés Fetén Fetén.

El dúo formado por Jorge Arribas y Diego Galaz ofrece una lectura contemporánea de la música tradicional y de la música popular de baile. Géneros en los que hallan inspiración y que homenajean utilizando su creatividad, para tocar con todo tipo de instrumentos; desde los más convencionales a otros insólitos como el serrucho, el violín trompeta o la flauta silla de camping.

El decorado elegido para este domingo musical será el Monasterio de Santa María de Rioseco, otro de los viejos cenobios que, tras siglos de esplendor, sufrió la Desamortización de Mendizábal y un largo periodo de abandono y expolio que convirtieron en ruinas “lo que en otros tiempos fue uno de los monasterios más importantes de la provincia de Burgos”.

La desidia y el olvido parecían hacer imposible su recuperación, pero el tesón del colectivo “Salvemos Rioseco” ha conseguido un cambio espectacular en el monasterio en los últimos años, llegando incluso a conseguir que en 2019 fuese declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León.

Próximas actuaciones: Mayalde y Lévid Cuarteto Folk

Tras Rioseco, “Las Piedras Cantan” continuará su recorrido por la región con dos paradas más. El domingo 29 de agosto, a las 20 horas, la música se traslada al Monasterio de Palazuelos en Cabezón de Pisuerga (Valladolid), de la mano del grupo Mayalde, que lleva años dedicado “al rescate, divulgación y popularización de los ritmos musicales tradicionales”.

El ciclo se cerrará el domingo 5 de septiembre en el emblemático Teatro Latorre de Toro, en Zamora. Allí, los integrantes de Lévid Cuarteto Folk acompañarán sus voces con zanfonas, guitarras, moraharpas, dulzainas y tamboriles, entre otros instrumentos; ofreciendo “un auténtico espectáculo para la vista y el oído”. Este concierto será también a las 20 h.

Debido a la covid-19, solo accederán a los recitales las personas que hayan hecho reserva previa. Antes de cada uno, habrá una visita guiada por los edificios para aquellas personas que formen parte de la red de ‘Amigos del Patrimonio’ de la Fundación Santa María la Real.