Compensaciones para la especial protección de los bosques que plantea Europa

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, pide en Luxemburgo, en nombre de la España de las Autonomías, paliar el déficit en gestión forestal

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, participa en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea, junto a la ministra Teresa Ribera
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, participa en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea, junto a la ministra Teresa RiberaJcylAgencia ICAL

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha defendido en Luxemburgo, durante el Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea, que la especial protección de los bosques que plantea Europa destine recursos para compensar las restricciones que va a conllevar. Una demanda que ha realizado en nombre de la España de las Autonomías, en un debate en el que también ha intervenido la vicepresidenta tercera y ministra de la Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Suárez-Quiñones ha instado en que es necesaria la puesta en marcha de una Estrategia Forestal Europea, pero que ésta debe contemplar «varios aspectos capitales». Uno de ellos es la exigencia de un mayor diálogo con las administraciones competentes en la materia, o que en el texto existen algunas premisas que no responden a un consenso científico como que «los recursos forestales están disminuyendo o la biodiversidad forestal empobreciéndose». Además, ha recalcado que las regiones con un menor desarrollo en el ámbito forestal deben contar con recursos adicionales en los terrenos de la Red Natura.

El consejero también ha expresado la necesidad de que la Estrategia Forestal Europea para 2030, debe respetar el «principio de subsidiaridad, en particular en la propuesta legislativa de un marco sobre observación de los bosques, la presentación de informes y la recopilación de datos, que exigirá también la elaboración de planes estratégicos para los bosques».

Asimismo, Suárez-Quiñones ha señalado que en esta Estrategia no se percibe un equilibrio claro en el reconocimiento y consideración de los tres pilares de la sostenibilidad que inciden en la gestión forestal. «Estamos preocupados por la pretensión de implantar una protección estricta del diez por ciento de los bosques, sin prever los recursos que dichas restricciones pueden conllevar», ha indicado además de reclamar «la conveniencia de proteger los escasos bosques maduros existentes en Europa, pero demandamos un consenso con Estados y regiones en su definición y caracterización». Por ello, ha insistido en que la sostenibilidad tiene que ser ambiental, sin olvidar su aspecto económico y social, ya que dicha gestión forestal puede contribuir a la lucha contra la despoblación.

Otra de las posiciones apuntada por el consejero considera que los bosques y otros terrenos forestales, como las dehesas, «ya que pueden hacer una contribución relevante al desarrollo de la bioeconomía». Finalmente Suárez-Quiñones ha pedido herramientas jurídicas, de gestión, fiscales y presupuestarias para todo ello.