¿Y ahora qué?

La disolución de las Cortes provoca la prórroga las Cuentas de este año para el 2022 y abre un escenario inédito en Castilla y León

Votaciones en Valladolid
Un hombre deposita su voto en la urna de un colegio electoral de Valladolid, en mayo de 2019 FOTO: NACHO GALLEGO EFE | EFE

No está siendo una legislatura normal en Castilla y León, habituada a mayorías absolutas del PP y con una oposición socialista permanentemente en crisis y en problemas internos, lo que facilitaba la tarea de gobernar de los populares. Pero es que este mandato, como el escenario político en España, está siendo totalmente diferente e inédito a lo que se conocía hasta ahora por estos lares, y no solo por la pandemia, que también, puesto que ha protagonizado y protagoniza todavía la legislatura.

Y es que casi todo lo ocurrido ha sido novedosos, desde el propio pacto de coalición entre PP y Ciudadanos que impidió que gobernara la fuerza más votada, el PSOE de Luis Tudanca, hasta una moción de censura fallida de este último el pasado mes de marzo que, aunque no resultó, sí que provocó la marcha de Ciudadanos de una procuradora, María Montero, que sigue con su acta de parlamentaria como no adscrita, y que provocó que PP y Cs perdieron la mayoría en las votaciones de los plenos y tuvieran que remangarse y negociar con todos los partidos presentes para intentar sacar iniciativas o leyes en el Parlamento, como la de los presupuestos de 2022.

Unas Cuentas que, finalmente, y según ha dicho el presidente han sido el detonante de la ruptura de relaciones entre PP y Cs y, por ende, del adelanto electoral, ante la “deslealtad” de su socio Ciudadanos “pactando las enmiendas con Por Ávila a sus espaldas”.

Este hecho ha provocado que el presidente de la Junta haya decidido disolver las Cortes regionales y convocar elecciones el 13 de febrero, por lo que la consecuencia principal de esta acción es que el pleno de presupuestos previsto para este miércoles y el jueves se suspende y, por lo tanto, las Cuentas de este año se prorrogarán. Algo que últimamente se está convirtiendo por desgracia en algo habitual en esta Comunidad también, ya que salvo este año que sí se consiguieron sacar las Cuentas adelante, la Comunidad ha estado de 2018 a 2020 gestionando los mismos presupuestos de hace tres años.

Ahora, se abre otro escenario político distinto, con un Gobierno en funciones, pero ya con el PP y Ciudadanos cada uno por su lado, y preparando unas elecciones para las que no queda tanto tiempo y, de momento, solo con los candidatos de los dos principales partidos, PP y PSOE, definidos.

De hecho, se sabe que el socialista Luis Tudanca y el popular Alfonso Fernández Mañueco serán los candidatos por sus respectivos partidos, mientras que en Ciudadanos, en principio, debería haber unas Primarias para elegir al candidato de esta formación, que lidera Gemma Villarroel, que sería la elegida en un principio aunque el ya ex vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, que ha decidido volver a su plaza de médico en el Hospital de Palencia, podría dar la batalla, ya que hace unos meses no lo descartó, aunque ahora está por ver.

En Podemos, el secretario general en Castilla y León, Pablo Fernández, se postula también como candidato a la Junta mientras que en Por Ávila y la Unión del Pueblo Leonés (UPL), también parece que optarán como candidatos Pedro Pascual y Luis Mariano Santos, respectivamente.

En Vox, que según las encuestas se postula como posible aliado de Fernández Mañueco para que éste último pudiera gobernar -aunque para hacerlo por mayoría, como el sondeo que publicó este periódico hace poco, le queda muy poco, ya que estaría a apenas un escaño en la horquilla más alta-, tampoco tiene candidato aunque en este caso es el partido a nivel nacional el que decidirá quién será. En Castilla y León, la cara más visible del partido ahora es Fátima Pinacho, la única procuradora en las Cortes de esta formación, aunque cuenta con varios diputados nacionales que podrían estar en la terna. En cualquier caso, según apuntaba Ortega Smith el pasado viernes, en Vox están preparados, tienen equipo y aseguran que van entrar con fuerza en laas Cortes de Castilla y León.

Los que también han anunciado su candidatura es la plataforma ciudadana Soria Ya! de la mano del movimiento denominado como España Vaciada. La portavoz de Soria Ya Vanesa García ll ha anunciado este lunes y avanza que este partido pactará con quienes puedan gobernar, para defender los intereses de la provincia. “Soria Ya es un partido que defiende Soria. No somos ni de izquierdas ni de derechas”, ha dicho.

Entre medias, queda ahora el periodo navideño, para coger fuerzas, ante un inicio de año que se avecina apasionante y duro en lo político, pero también incierto por la expansión del virus y de la variante Omicron, que también podría tener su repercusión en estos comicios.

También están los fondos europeos que están por llegar y que son necesarios para el futuro de la Comunidad, aunque de este Fernández Mañueco también ha transmitido tranquilidad puesto que el Gobierno en funciones con miembros de su partido seguirá trabajando por proteger a las personas y por defender sus intereses.

Primeras dimisiones

Y está por ver cómo afecta esta ruptura a las relaciones entre PP y cs en ayuntamientos y diputaciones. De momento, el vicepresidente primero de la Diputación de Soria, Saturnino de Gregorio (Cs), ha presentado este lunes su dimisión de la institución que preside el popular Benito Serrano, tras anunciar el presidente de la Junta la disolución de las Cortes regionales y elecciones anticipadas autonómicas para el 13 de febrero.

Por el contrario, el presidente del PP de Zamora y vicepresidente primero de la Diputación de Zamora, José María Barrios, ha asegurado que este adelanto no afecta al pacto que mantiene su partido con Cs en el gobierno de la Diputación de Zamora, presidida en este caso por la formación naranja, de la mano de Francisco José Requejo.

Está por verse también como puede afectar esta ruptura de relaciones entre PP y Cs a nivel regional en los ayuntamientos de Palencia o Salamanca, donde ambas formaciones tienen también un pacto. En el caso de la primera, donde gobierna Cs con Héctor Simón, la presidenta del PP de Palencia, Ángeles Armisén, ha afirmado que el adelanto electoral en Castilla y León no afecta a “la apuesta de gobernabilidad” que hizo el PP en el Ayuntamiento de Palencia, donde llegó a un acuerdo con Cs, con el apoyo de Vox.

En Salamanca, por su parte, gobierna el PP con Carlos García Carbayo, del PP, y el apoyo de la formación naranja.

Las elecciones del 13 de febrero servirán para elegir al próximo presidente de la Junta para los próximos cuatro años. Castilla y León, al contrario que en la Comunidad de Madrid, donde tendrán que votar nuevamente en 2023, no tendrá que acudir nuevamente en dos años a las urnas de forma obligatoria, ya que se abre una nueva legislatura natural de cuatro años.