La solidaridad y generosidad de los vecinos de Fuente de San Esteban, por fin tiene reconocimiento

La corporación municipal de esta localidad salmantina recibe la Medalla al Mérito de la Protección Civil por su ayuda en el accidente ferroviario de Muñoz de hace 43 años, donde murieron 32 personas

La delegada del Gobierno, Virginia Barcones,  entrega la distinción al alcalde Manuel Rufino García
La delegada del Gobierno, Virginia Barcones, entrega la distinción al alcalde Manuel Rufino García FOTO: DAVID ARRANZ Agencia ICAL

Dice el sabio refranero popular que “más vale tarde que nunca”. Pues esto es lo que han debido de pensar los vecinos de la localidad salmantina de Fuente de San Esteban, quienes 43 años después del accidente ferroviario, en el que murieron 32 personas y 61 heridos, entre ellos muchos niños, y que sacudió a esta zona de la provincia, han visto reconocida la colaboración vecinal.

Y es que la implicación de los vecinos en las labores de atención, rescate y traslado de las víctimas del accidente en el que un autobús escolar fue arrollado por una locomotora en un paso a nivel de la línea férrea Salamanca-Fuentes de Oñoro, el 21 de diciembre de 1978, por fin ha sido reconocida este martes por parte del Gobierno de España con la medalla colectiva al mérito de la protección civil en su categoría de bronce y con distintivo azul.

La corporación municipal de la Fuente de San Esteban, en la persona del alcalde Manuel Rufino García, ha recibido hoy de la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones Sanz, esta distinción en un emotivo acto en el que ha intervenido una de las supervivientes de la tragedia, María Dolores Alonso Hernández, y uno de los vecinos que colaboró en el rescate de los damnificados, Francisco Hernández. Ellos han sido los encargados de descubrir una placa conmemorativa que se ha colocado en el monolito que recuerda a las víctimas, ubicado en un parque cercano al lugar donde se produjo el accidente.

La delegada del Gobierno, Virginia Barcones, acompañada por la subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez, preside el acto de entrega de la medalla al mérito a la protección civil en su categoría de bronce y con distintivo azul al Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban
La delegada del Gobierno, Virginia Barcones, acompañada por la subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez, preside el acto de entrega de la medalla al mérito a la protección civil en su categoría de bronce y con distintivo azul al Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban FOTO: DAVID ARRANZ Agencia ICAL

“Es un reconocimiento que se tenía que producir”, decía en su intervención la delegada del Gobierno, porque la actuación de los vecinos aquel día “fue excepcional”, y por ello, tanto el conjunto de la ciudadanía como el Gobierno de España les están “eternamente agradecidos”. “Vosotros no olvidáis y nosotros tampoco”, añadía.

E alcalde, por su parte, se mostraba agradecido por esta distinción, mientras destacaba la solidaridad y generosidad demostrada aquel día tanto por los vecinos de Muñoz como de los pueblos cercanos.

Las medallas al Mérito de la Protección Civil fueron creadas mediante Orden el 13 de abril de 1982 para estimular las acciones meritorias realizadas por quienes, con independencia de los imperativos legales o superando el nivel de exigencia de los mismos, intervienen en acciones relacionadas con la prevención y control de los sistemas de emergencia en las circunstancias de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública.

Acto de entrega de la medalla al mérito a la protección civil en su categoría de bronce y con distintivo azul al Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban, en representación de los vecinos de Muñoz por su comportamiento solidario durante el accidente ferroviario de 1978
Acto de entrega de la medalla al mérito a la protección civil en su categoría de bronce y con distintivo azul al Ayuntamiento de La Fuente de San Esteban, en representación de los vecinos de Muñoz por su comportamiento solidario durante el accidente ferroviario de 1978 FOTO: DAVID ARRANZ Agencia ICAL

Con ella se distingue a las personas naturales o jurídicas que se destaquen por sus actividades en la protección, a nivel preventivo y operativo, de personas y bienes que puedan verse afectados por situaciones de emergencia en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, mediante la realización de actos singulares que impliquen riesgo notorio o solidaridad excepcional, colaboración singular con las autoridades competentes en la dirección y coordinación de los recursos de intervención en tales circunstancias o cooperación altruista con las mismas en acciones de finalidad técnica, pedagógica, de investigación, económica o social, así como en actuaciones continuadas y relevantes de interés para la Protección Civil.