El PSC defiende que Cataluña es una nación y añade que España es “una nación de naciones”

Hoy votará la nueva ponencia marco en su congreso

El PSC incluye la inmersión lingüística en su ponencia y pide renovarla para flexibilizarla según el centro
Congreso del PSC DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El PSC cerrará hoy uno de los congresos más plácidos que se recuerdan con un Miquel Iceta plenipotenciario, líder indiscutible del partido, pieza clave entre el PSOE y Esquerra y baza socialista para tratar de llegar a la Generalitat en las próximas elecciones catalanas. Ante este escenario, la formación votará hoy una nueva ponencia marco en la clausura de su congreso en la que mantiene que Cataluña es una «nación» y añade que España es «una nación de naciones» que encuentra su encaje en el federalismo. Un concepto que mencionó el propio Iceta en el discurso inaugural de un cónclave en el que ha sido ratificado en el cargo por unanimidad ante los principales cuadros del partido.

La dirección del PSC había planteado en el documento original reconocer a Cataluña como «nación» –algo que siempre ha defendido el partido– y a España como un «Estado plurinacional», además de defender la necesidad de reformar la Constitución como «el camino para recomponer consensos rotos». Ahora, añade el concepto de «nación de naciones» en la línea con lo expresado por su líder la semana pasada en una entrevista en este diario y coincidiendo con las negociaciones del PSOE con ERC por la investidura. Tras el debate en el que se abordaron las enmiendas presentadas por las agrupaciones del partido, el texto consensuado se votará hoy en la última jornada del congreso y reclama también una mejor financiación para Cataluña.

En la declaración de Barcelona suscrita en verano de 2017 por Pedro Sánchez y Miquel Iceta, los socialistas hablaban de «perfeccionar» el «carácter plurinacional del Estado» y del «reconocimiento de las aspiraciones nacionales de Cataluña». Ahora, la nueva hoja de ruta de los socialistas catalanes insistirá en estos conceptos y ahondará en el reconocimiento de Cataluña «como nación» en una España «nación de naciones».

El propio Iceta amplió esta idea el viernes cuando se mostró partidario a título personal de una hipotética reforma del Estatut –la desligó de las negociaciones por la investidura y la apuntó más a medio plazo– que incluya la definición de Cataluña como «nación» en el articulado del texto y no en el preámbulo, donde aparece ahora.

La definición de Iceta y el PSC en su hoja de ruta levantó ayer mismo las primeras críticas del PP. El presidente del partido en Cataluña, Alejandro Fernández, calificó de «inaceptable» que el primer secretario del PSC «insista en el concepto de España como nación de naciones» porque «rompe con los principios fundamentales de la Constitución». «No solo lleva a confusión sino que además rompe uno de los principios fundamentales de la Constitución, que es la soberanía nacional de todos los españoles», criticó Fernández.

En la ponencia marco debatida, el PSC también ha decidido finalmente blindar el sistema de inmersión lingüística con el catalán como «lengua vehicular» en las escuelas, aunque se ha abierto a «flexibilizar» el modelo en base a las necesidades de cada centro. Este punto había provocado cierto malestar en el sector más catalanista del partido.

Además de debatir y consensuar estos cambios, el congreso del PSC también ha servido para apuntalar la figura del Iceta, que recibió ayer el apoyo de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo. En un discurso de marcado perfil preelectoral, Iceta, eso sí, cargó duramente contra el independentismo y la parálisis del Ejecutivo de Torra y se ofreció para «rehacer los consensos rotos» y «recoser» Cataluña.