Publicidad
Publicidad
Cataluña

Sánchez y Cuixart ya pueden disfrutar de permisos penitenciarios

Los dos han cumplido una cuarta parte de sus respectivas penas de 9 años por sedición a las que fueron condenados por el Tribunal Supremo

Jordi Sánchez y Jordi Cuixart pueden disponer desde este martes de permisos penitenciarios tras haber cumplido una cuarta parte de sus respectivas penas de 9 años por sedición, a las que fueron condenados por el Tribunal Supremo en la causa del ‘procés’. Se trata de los primeros presos de esta causa que logran esta situación. Ambos oficializaron a primera hora de la mañana la petición.

Publicidad

La pasada semana, el abogado de Sánchez, Jordi Pina, ya confirmó que el dirigente de JxCat y expresidente de la Asamblea Nacional Catalana pediría su primer permiso penitenciario el martes 14 de enero, al cumplir la cuarta parte de su condena. Pina aseguró que Sànchez “tiene previsto pedir los permisos reglamentarios” y esperó que la Generalitat confirme su grado penitenciario antes del 14 de enero.

En este sentido, la secretaría de Medidas Penales, dependiente de la conselleria de Justicia (en manos de ERC), tiene previsto confirmar durante los próximos días el grado en el que quedan clasificados los presos. Las Juntas de Tratamiento de los tres centros penitenciarios en los que se encuentran los presos propusieron el segundo grado, aunque los presos de JxCat plantearon quejas y presionan para obtener el tercer grado -semilibertad-. Si bien, el segundo grado también tiene fórmulas para alcanzar una situación similar, mediante la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

En cualquier caso, en caso de salir de prisión con un permiso penitenciario, Pina explicó que priorizará pasar el tiempo con su familia aunque expresó su “respeto” hacia toda la gente que le apoya.

Encarcelados desde octubre de 2017, estos dos dirigentes independentistas han cumplido ya dos años desde su ingreso en prisión, de manera que podrán empezar a disfrutar de permisos de salida, hasta un total de 36 anuales, mientras permanezcan en segundo grado. De hecho, Jordi Sànchez solicitó ya su primer permiso de salida, de 48 horas, que no requiere del aval del juez de vigilancia penitenciaria, sino que recae en la Conselleria de Justícia de la Generalitat.

Publicidad

La cárcel de Lledoners, donde está preso Sànchez, propuso el pasado mes de diciembre la clasificación en segundo grado de éste y el resto de condenados por el ‘procés’, una decisión que el conselleria en manos de la republicana Ester Capella deberá enmendar o confirmar en un plazo máximo de dos meses, de manera que expira a mediados de febrero. La propuesta de las juntas de tratamiento de clasificar en segundo grado a los dirigentes encarcelados ha sido motivo de disputa pública entre ERC y JxCat, los socios del actual Govern. Los posconvergentes no ocultaron su “decepción” por la decisión de los técnicos de prisiones, mientras que los republicanos se ampararon en que era una decisión “técnica”.