Denuncian a Colau por prevaricación al nombrar a dedo al jefe de la Guàrdia Urbana

CSIF acusa a la alcaldesa de escoger al nuevo responsable de la policía de forma “unilateral y arbitraria y sin ningún fundamento legal”

Coronavirus.- Barcelona invertirá 1 millón de euros para garantizar el derecho a la alimentación
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una rueda de prensa telemática AYUNTAMIENTO DE BARCELONA 03/06/2020 AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Se le acumulan los problemas a Ada Colau. El sindicato mayoritario de la Guàrdia Urbana, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), ha denunciado ante la Fiscalía a la alcaldesa de Barcelona por un presunto delito de prevaricación al nombrar a dedo al jefe de la policía de la capital catalana. El sindicato considera que el nombramiento se realizó “de forma unilateral y arbitraria, y sin ningún fundamento legal”.

En este sentido, según explica a este diario el portavoz de CSIF, Eugenio Zambrano, Colau ha incumplido con la Ley 16/1991 de las Policías Locales al nombrar a su nuevo jefe de la Guàrdia Urbana sin atender los principios de objetividad, mérito, capacidad e igualdad de oportunidades. “Es Jefe del Cuerpo el miembro de la plantilla de mayor graduación; en caso de igualdad, corresponde al Alcalde realizar el nombramiento, de acuerdo con los principios de objetividad, de mérito, de capacidad y de igualdad de oportunidades. En todo caso, el Jefe del Cuerpo ha de pertenecer, como mínimo, a la escala ejecutiva”, estipula la norma, incluida en la denuncia.

En la denuncia, CSIF recuerda que hay hasta ocho Intendentes Mayores -cargo de mayor rango- en el cuerpo de la Guardia Urbana, además del nuevo jefe nombrado por Colau, Pedro Velázquez Moreno, y por tanto se debería de haber procedido conforme a los principios constitucionales de objetividad, mérito, capacidad e igualdad. En este caso, según el escrito, no fue así dado que el cese del anterior jefe de la Guàrdia Urbana se produjo el 16 de diciembre y el nombramiento del nuevo fue 24 horas después, el 17 de diciembre. “Resulta materialmente imposible que en un día se produzca el cese de uno y el nombramiento de otro a través de un procedimiento de convocatoria entre los funcionarios de mayor graduación”, indica.

CSIF también considera que el nombramiento incumple con el Estatuto del empleado público por falta de transparencia o publicidad de las convocatorias.

Asimismo, el sindicato mayoritario dirige una denuncia contra el nuevo jefe de la Guardia Urbana al haber aceptado el cargo público “fraudulentamente” y “a sabiendas de la ilegalidad del procedimiento” y por hallarse ejerciendo las funciones del cargo.

Zambrano cree que la denuncia va a tener recorrido y, hasta el momento, así lo atestiguan los precedentes. Por ejemplo, con la última que presentó el sindicato en contra de TV3 por comparar a los policías con perros. Pero, además, advierte de que irán a por más porque consideran que Colau está actuando de “manera irregular”. “Todos los gerentes están de manera irregular y lo vamos a poner en conocimiento de la Justicia”, avisa. “Son plazas que tienen que salir a concurso y esto no ha sucedido”, explica.

“Este Ayuntamiento está acostumbrado a trabajar de manera irregular y estamos viendo que son peores que los partidos que han venido a sustituir”, explica Zambrano. Lo cierto es que a Colau se le amontonan los problemas, ya que en las últimas semanas ha encadenado sonadas polémicas.

Primero con el concierto previsto para el 9 de mayo, que al final se echó atrás ante las duras críticas por el coste: 200.000 euros. Colau quería hacer un homenaje al mundo de la cultura con esta iniciativa, pero el gasto, en plena crisis social y económica debido al coronavirus, desató una gran polémica.

Segundo a raíz de la marcha de Nissan de Barcelona, un anuncio que se produce días después de que la teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad del Ayuntamiento, Janet Sanz, pidiera que no se reactivara la industria del automóvil tras la crisis del coronavirus y levantara una gran polémica al respecto.