La Generalitat mantiene la predisposición para la mesa de diálogo pese a la inhabilitación de Torra

Pone como condición que Moncloa acepte abordar el derecho de autodeterminación y la amnistía

48 horas después de la inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat, Pere Aragonès ha podido asumir hoy las riendas del Govern. En la primera reunión del Consell Executiu celebrada esta mañana, se ha firmado el decreto de sustitución -que podría ser revocado automáticamente si el Tribunal Constitucional suspende la sentencia y Torra recupera la presidencia- y la mesa de diálogo con el Gobierno se ha convertido en una de las cuestiones centrales. En este sentido, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha mantenido la predisposición a que se reactive la negociación con el Gobierno pese a la inhabilitación.

“Sentencias como la que hemos visto no facilitan el diálogo y el entendimiento. Se sigue con la judicialización de la política, resolviendo desde la represión el conflicto”, ha avisado Budó. Ahora bien, el Govern mantiene la voluntad para seguir adelante con el diálogo, pero para ello se deben aceptar sus condiciones: la inclusión en el orden del día del derecho de autodeterminación y de la amnistía. Mientras tanto, según ha expuesto Budó, están a la espera. La portavoz tampoco ha precisado quién integrará la delegación de la Generalitat, después de que en las últimas horas se haya abierto la puerta a que Torra forme parte.

Por otro lado, Budó tampoco ha concretado si la Generalitat participará de la Conferencia de Presidentes que ha anunciado hoy Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados para finales de octubre o principios de noviembre y que contará con la presencia de la presidenta de la Comisón Europea, Ursula von der Leyen, para abordar el reparto de los fondos europeos. Según ha explicado, están a la espera de que se concrete el orden del día y el formato para decidir si van y quién va.

En este sentido, tanto la mesa de diálogo como la Conferencia de Presidentes se convierten en dos cuestiones de máxima relevancia para el Govern en funciones y que ambos socios de gobierno deberán discutir. En este sentido, han creado un grupo de coordinación para este tipo de cuestiones y han acordado que cualquier medida extraordinaria deberá contar con el consenso de ambas formaciones.