Javier Vilanova es el nuevo obispo auxiliar de la diócesis de Barcelona

Tiene 47 años y es una elección del Papa Francisco

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha anunciado la elección por parte del Papa Francisco del sacerdote catalán Javier Vilanova Pellisa, de 47 años, como nuevo obispo auxiliar de la diócesis.

Vilanova, procedente de la diócesis de Tortosa, era rector del seminario interdiocesano de Cataluña, situado en Barcelona, desde el 2016 y, previamente, había sido rector del seminario de la localidad ebrense , y párroco de diversas localidades de Tarragona y Castellón, y su elección se ha informado en una rueda de prensa.

El nuevo obispo auxiliar se une así a los otros dos obispos auxiliares de la Archidiócesis de Barcelona, Sergi Gordo Rodríguez (Barcelona, 1967) y Antoni Vadell Farrer (Llucmajor, Mallorca, 1972), escogidos por el Vaticano en 2017, así como al propio Omella, arzobispo de Barcelona desde 2015.

El cardenal Omella ha explicado que, cuando fue escogido presidente de la CEE el pasado mes de marzo, vio necesario pedir al Papa un nuevo obispo auxiliar, ya que él no podría dedicarle el tiempo necesario; a lo que Francisco respondió afirmativamente en las últimas semanas, ratificando el nombramiento este martes a las 12 horas.

“No soy un Superman, necesito ayuda. Y no quería cargar todo este trabajo sobre las espaldas de los dos obispos que ya tengo, que lo hacen muy bien y así me lo dice mucha gente”, ha explicado el cardenal, que también tiene responsabilidades en el Vaticano como miembro de la Congregación para los Obispos.

“Estos meses atrás, con el Covid-19, hemos tenido menos desplazamientos, pero en los próximos meses, con una vida más normal, iba a ser necesaria otra persona en Barcelona”, ha explicado Omella, que ha agradecido al Papa Francisco la concesión de un nuevo obispo para Barcelona, y a Vilanova su predisposición a aceptar.

El día exacto en que Vilanova será ordenado obispo aún no se ha concretado, pero Omella ha avanzado que “una previsible fecha podría ser el 22 de noviembre” y que el prelado se unirá inmediatamente al trabajo en la diócesis y se trasladará a vivir al Palacio Episcopal con el resto de la curia.

Junto con Vilanova, el Papa Francisco ha nombrado este martes dos nuevos obispos en España: Mario Iceta, como nuevo obispo de Burgos; y Carlos Manuel Escrivano, como nuevo arzobispo de Zaragoza, según ha anunciado la Nunciatura Apostólica en España a la Conferencia Episcopal Española.

Nacido en La Ferratella (Tarragona) el 23 de septiembre del 1973, Vilanova es sacerdote desde hace más de 20 años y ha trabajado principalmente en el ámbito de la catequesis y las vocaciones, así como con “los pobres, los sacerdotes y las familias”, ha añadido.

Aunque aún no se le ha encargado un ámbito pastoral en concreto en Barcelona --el Cardenal le ha invitado a “trabajarlos todos, porque es importante que el pastor tenga una visión global”--, Vilanova ha marcado entre sus prioridades a los más vulnerables y a los jóvenes.

En cuanto a sus referentes, el prelado ha citado a su madre, como ejemplo de fe familiar y origen de su propia vocación, pero también a la “piedad popular y la de los pastores parroquiales” que, ha explicado, conoció bien en su juventud y durante sus años de sacerdocio en los pueblos del sur de Cataluña y de Castellón.