Las restricciones salvan, por ahora, a Cataluña del confinamiento domiciliario

Suben los ingresos por covid y los enfermos ingresados en la UCI: el 57% de camas de intensivos ya está ocupada por pacientes con coronavirus

En Cataluña, es pronto para hablar de un confinamiento total, pero también es pronto para pensar que la epidemia evoluciona bien, quince días después de empezar a aplicar las primeras restricciones. Las medidas para frenar al nuevo coronavirus no entienden de prisas. Han tenido que pasar algo más de dos semanas desde el cierre de la restauración y diez días desde el toque de queda para constatar sus efectos en las estadísticas. La famosa Rt, que mide a cuántas personas infecta de media un positivo, suma ya siete días de retroceso y esta mañana se ha situado en 1,12. Hace una semana, la Rt llegó a estar a 1,61, esto es que por cada 100 casos se infectaban otros 161. Ahora, por cada 100 casos se infectan 112 personas. Para frenar la epidemia, hay que llegar a una Rt de 1.

Frenar la velocidad de transmisión es un primer paso para esquivar un confinamiento más estricto. Los otros dos son reducir el número de pacientes ingresados en la UCI a menos de 300 y no tener más de mil infectados al día. Habrá que acabar de ver si la caída acumulada de la velocidad de transmisión se traduce en un menor número de contagios los próximos días. En las últimas 24 horas, se han diagnosticado 3.652 positivos, cuando la última semana se notificaba una media de 5.000 contagios al día. “De momento parece que vamos bien”, ha dicho el director de la Unidad de Seguimiento del Covid-19 en Catalunya, Jacobo Mendioroz, en la rueda de Prensa para analizar la situación epidemiológica junto a la consellera de Salut, Alba Vergés, y el conseller de Interior, Miquel Sàmper.

Según las proyecciones que barajaba Salut para esta semana esperaban que los nuevo contagios llegaran a 8.000. Es el resultado de cruzar la velocidad de transmisión con los contagios de la última semana. Pero las restricciones que entraron en vigor el pasado 16 de octubre parece que están surgiendo efecto. “En vez de contar 2.000 positivos más, hemos contado 2.000 positivos menos”, ha aplaudido Mendioroz.

Se tendrá que esperar para confirmar si este descenso se convierte en tendencia o es un número aislado, que puede explicarse por el efecto del fin de semana o porque en la última semana, el laboratorio del Hospital Vall d’Hebron, que procesa las PCR de muchos centros de atención primaria de Barcelona y del norte del área metropolitana, se ha visto desbordado y va con retraso en el análisis y la notificación de las pruebas. Por ahora, el Govern descarta el confinamiento domiciliario que en España ha pedido Asturias. Vergés ha defendido que “las medidas que tomamos son las que consideramos adecuadas para adelantarnos al virus”. Cuando se optó por el cierre de la restauración, Cataluña tenía una incidencia de 262 casos por cada 100.000 habitantes. Hoy, esta incidencia se ha triplicado, es de 780 casos por cada 100.000 habitantes, pero la tendencia es ir a la baja. “Tranquilidad. Paso a paso”, ha añadido la consellera. “Ahora estamos viendo los resultados de las medidas del 16 de octubre y aunque estamos lejos de los objetivos, tenemos que dar tiempo a las nuevas restricciones. No descartamos nada, pero no estamos en la posición de Asturias, estamos en otra pantalla”, ha explicado para descartar medidas más drásticas por el momento.

Más casos de covid en Urgencias

Más lenta será la mejora del número de hospitalizaciones e ingresos en la UCI, teniendo en cuenta que la infección se pude complicar entre 10 y 12 días después del contagio. La próxima semana ingresarán los positivos notificados hace una o dos semanas. Los hospitales sufrirán durante algunos días la inercia del crecimiento de los contagios. Actualmente, hay 2.687 enfermos covid ingresados, 160 más que ayer, de los cuales 481 están en intensivos, 16 más. Las UCI ya tienen más pacientes con el nuevo coronavirus que con otras patologías. Los enfermos covid ocupan ya un 57 % de las camas de críticos habituales -el sistema cuenta con 915-. Las unidades de cuidados intensivos están al 83%.

Según los datos actualizados este lunes por el Departamento de Salud, el riesgo de rebrote ha bajado en 54 puntos y se ha situado en 835. Sigue siendo un número altísimo, teniendo en cuenta que a partir de 100 se considera un riesgo alto. Para evitar el confinamiento domiciliario, el Govern confía en que el virus se siga ralentizando con el toque de queda, las nuevas restricciones en la cultura, los comercios o el cierre de los gimnasios, además del confinamiento perimetral y por municipios durante el fin de semana.

En estos momentos, la incidencia acumulada de casos en los últimos 14 días (IA14) sigue subiendo y se sitúa en 780,17 por cada 100.000 habitantes. Cuando se tomaron las primeras restricciones -el cierre de la restauración y el cese de las actividades deportivas no profesionales-, la incidencia era de 262 casos por cada 100.000.

Los fallecidos se multiplican por dos en dos semanas

En las últimas horas, se han notificado 66 fallecidos. En la última semana, del 23 al 29 de octubre, se ha incrementado el número de defunciones hasta 281, más del doble que hace 14 días.

Desde el inicio de la pandemia, han fallecido en Cataluña 14.140 personas, un total de 66 de ellas reportadas en las últimas 24 horas, mientras que el número total de contagiados asciende a 270.289, de los que 3.652 han sido diagnosticados desde ayer, aunque en este dato habría que tener en cuenta la disfunción del fin de semana cuando se hacen menos pruebas PCR y test de antígenos.

Fiestas en torres de alto standing

El comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, ha arrancado su intervención agradeciendo a la mayoría de los ciudadanos ceñirse a las nuevas medidas. El primer fin de semana de confinamiento municipal se ha saldado con 4.072 identificaciones: 3.141 personas y 941 vehículos. En total, se han levantado 1.864 actas en relación a incumplimientos de las restricciones. El 75% de las sanciones han sido por no respetar las limitaciones de movilidad o el toque de queda, y un 25% han sido por no llevar mascarilla o por hacer reuniones de más de seis personas. De viernes a sábado se han cerrado 12 locales. Sallent ha querido destacar una fiesta en una torre de alto standing de la zona alta de Barcelona en la que se cobrabra entrada donde se habían reunido más de 25 personas.

Riesgo disparado en Palafrugell y Vic

Por comarcas, ya no hay ninguna que supere los 2.000 puntos de riesgo de expansión de la epidemia (EPG) y las que están en peor situación son: el Berguedà (1.817), Osona (1.559), el Pla de l’Estany (1.333), el Moianès (1.312), el Baix Empordà (1.102), el Baix Camp (1.085), el Montsià (1.046) y el Gironès (1.026).

Por municipios, solo Palafrugell (2.032) y Vic (2.015) superan los 2.000 puntos de EPG, seguidos de Amposta (1.638), Manlleu (1.549), Salt (1.473), Canovelles (1.430), Banyoles (1.373), Reus (1.342) y Mollet del Vallès (1.299).

Control en Barcelona

En la ciudad de Barcelona, el EPG se ha situado en 799, un total de 47 puntos menos que ayer, con una velocidad de transmisión del virus (Rt) de 1,13 -ayer era de 1,21-, y una incidencia acumulada en los últimos 14 días (IA14) de 712,3 -tres casos más que la víspera.

Por comarcar, el Barcelonès, la comarca más poblada y densa, tiene un EPG de 858, 53 puntos menos que ayer, con una velocidad de transmisión de la enfermedad (Rt) de 1,14, cuando ayer era de 1,22.