Barcelona quiere hacer obligatorio casco y seguro a patinetes eléctricos

La Guardia Urbana ha puesto en marcha un dispositivo para controlar que se cumpla la nueva normativa de la DGT

La nueva normativa sobre vehículos de movilidad personal entró en vigor el pasado 2 de enero
La nueva normativa sobre vehículos de movilidad personal entró en vigor el pasado 2 de eneroAlberto R. RoldánLa Razón

Se avecinan cambios en la movilidad de Barcelona. Si ayer el Ayuntamiento anunciaba que recargar los coches eléctricos va a ser de pago en las estaciones municipales a partir del 18 de enero, hoy le ha tocado el turno a los patinetes eléctricos. El Ayuntamiento quiere que casco y seguro sean obligatorios, según ha anunciado la concejal de movilidad Rosa Alarcón.

“Mi posición es que es necesario casco y seguro por temas de siniestralidad”, ha expresado Alarcón, y ha apuntado que, en caso de que el Pacto por la Movilidad lo acepte, la medida podría tardar más de un año en hacerse efectiva. Esta obligatoriedad, sin embargo, suscita dudas, como por ejemplo si los ciclistas o los usuarios de servicios de “sharing” también estarán sujetos a estas condiciones. Al respecto, Alarcón ha señalado es un debate en el que, por ahora, el gobierno municipal no prevé entrar: “En relación a las bicis hay un debate mucho más fuerte”, ha asegurado. Sobre el concurso de ‘sharing’ de patinetes eléctricos, que estaba inicialmente previsto para 2020, Alarcón ha dicho que prevén consensuar un texto con el sector y que se abra el concurso a principios de verano de este 2021.

La propuesta para hacer obligatorios el casco y el seguro surge en el marco de la nueva normativa de la DGT para patinetes eléctricos y vehículos de movilidad personal, que da un margen a los ayuntamientos para hacer sus propias adaptaciones. Según la concejal, “de momento sólo lo planteamos para los VMP (vehículos de movilidad personal” y no a las bicicletas.

Por su parte, el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, ha asegurado que “ya no se trata de una fase de hacer pedagogía, sino de aplicar correcciones”. Según los últimos datos presentados por el Ayuntamiento, en el año 2020 se interpusieron 8.492 denuncias usuarios de patinete eléctrico (un 30% más que en 2019). “Debemos ser inflexibles con determinadas conductas”, ha asegurado, y ha explicado que hay puntos de la ciudad, como la rambla Catalunya, en la que la vulneración de la normativa es habitual, y donde se hará un mayor control del cumplimiento de la misma.

A partir del 18 de enero, la Guardia Urbana reforzará el dispositivo para garantizar que los usuarios de VMP, especialmente los patinetes, circulen cumpliendo con la nueva normativa estatal, que entró en vigor el pasado 2 de enero. La capital catalana deberá reducir de los 30 a los 25 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida a los patinetes para adaptarse al Real Decreto y no podrán circular por calles de plataforma única por los que no circulen vehículos.