Lorena Roldán Suárez El 30 de diciembre de 2020 anunció que dejaba Ciudadanos y se pasaba a las filas del Partido Popular CatalánMiquel GonzálezMiquel González / Shooting

Lorena Roldán: “Un tripartito de PSC con ERC y Podemos sería ‘procés’ disfrazado de otra manera”

La número dos del PP en la candidatura a las elecciones catalanas reivindica el papel del partido como casa grande del constitucionalismo

Lorena Roldán (Tarragona, 1981) ha tenido una trayectoria meteórica. Se afilió en 2014 a Ciudadanos, fue encumbrada por la militancia como candidata a la Generalitat en 2019 y en agosto fue descabalgada a dedo por Inés Arrimadas. Ahora, tras mostrar su desacuerdo con la línea tomada por el partido naranja, ha dado el salto a las filas del PP, con quien aspira a ensanchar la base electoral en el constitucionalismo.

–¿Por qué decide dar el paso y sumarse al PP?

–Son muchas razones, no es una motivación única. Algunas de las decisiones que se toman desde los órganos de dirección de Cs con las que yo no acabo de estar de acuerdo, ese acercamiento a Sánchez. Tenemos que ser alternativa al separatismo, pero también hay que ser una alternativa al sanchismo, sobre todo, si tenemos en cuenta que a día de hoy va de la mano de ERC.

–¿Cómo se gestó la marcha de Ciudadanos?

–Llega un punto que cuando ves que Sánchez siempre elige a ERC o Bildu y le ves haciendo concesiones al separatismo, me cuesta un poco reconocer a ese Cs original al que me había afiliado. Es verdad que el partido ha sufrido un cambio, una restructuración con una nueva presidenta que tiene todo el derecho a decidir su rumbo como crea conveniente, pero la militancia también tiene derecho a discrepar.

–¿Por qué se le releva por Carlos Carrizosa? ¿No facilitaba la posibilidad de formar coalición constitucionalista?

–No tengo la respuesta, a mí entonces se me traslada que yo tengo un perfil más nacional y quizás eso pueda dificultar. Desconozco más, no sé si yo era un obstáculo o no, pero, visto lo visto, parece que no. Acepté por el objetivo de una Cataluña reconciliada.

–Sin esta decisión, ¿estaría hoy como número dos del PP?

–No tiene que ver con el puesto, la silla o el cargo, tiene que ver con las convicciones. Yo creo realmente que el mejor proyecto para Cataluña es un proyecto que sume dentro del constitucionalismo y eso lo ha conseguido Alejandro Fernández.

–¿Cuál sería un buen resultado para el PP en las urnas?

–No soy muy de estar pendiente a las encuestas. Es verdad que van al alza y son favorables al PP, pero el objetivo es conseguir el mejor resultado posible porque si no, las opciones que nos quedan son muy malas para Cataluña. Otro procés y otro tripartito sería nefasto. Para mí vienen a ser un poco lo mismo porque al final en un gobierno donde esté ERC ya sabemos lo que va a primar.

–Si el constitucionalismo tuviera mayoría y el PSC quisiera formar gobierno con los comunes, ¿vería bien que el PP lo facilitara?

–A esa hipótesis le veo un problema: lo que tienen en mente Illa y el PSOE. Por mucho que nos digan que no, están deseando formar un tripartito con ERC y los comunes, que es exactamente lo mismo que pasó a nivel nacional. Ahora nos interesa poner punto y final al procés y abrir una nueva etapa.

–¿Hasta dónde cree que puede llegar a ceder Illa en un hipotético tripartito con ERC?

–Hemos visto de todo. El PSOE ha pactado un gobierno en Navarra con Bildu, unos presupuestos con ERC y Bildu y hemos visto cómo nos vendía en la «Ley Celaá». Tambén hemos visto al Gobierno hablar de indultos. Viendo todo eso no soy nada optimista. Un tripartito con PSC y ERC y los comunes volvería a ser «procés», quizás con otro nombre, quizá disfrazado de otra manera, porque Sánchez lo sabe hacer muy bien esto.

–Las encuestas apuntan a Illa pese a no querer hacer un gobierno no nacionalista.

–Yo quiero hacer un llamamiento a los catalanes que, en lugar de escuchar lo que dice el PSC, que mire lo que hace el PSC. Que sepa muy bien con quién está pensando pactar. Solo hay que echar un vistazo a los ayuntamientos y ver los pactos del PSC con ERC e, incluso, la CUP. En la Diputación de Barcelona con JxCat. Que tenga muy claro que, si decide votar al PSC, no solo vota a Illa, sino que vota a Sánchez, que va acompañado de Iglesias, ERC y Bildu.

–¿El «procés» está tocado?

–Creo que se ha demostrado que el «procés» como proyecto político ha fracasado y ha tocado a su fin. Sí que es cierto que el separatismo no ha abandonado este proyecto y escuchamos a sus líderes que, pese a estar sufriendo las consecuencias, sacan pecho de lo que ocurrió y amenazan con volverlo a hacer. No podemos confiarnos porque esa amenaza sigue ahí. Por eso es tan importante que plantemos cara, ofrecer esa alternativa al separatismo y al sanchismo porque el procés ha llegado al Congreso y, por tanto, la batalla hay que darla allí también.

–¿Qué valoración hace de la victoria de Cs en 2017? ¿Se tenía que haber presentado Arrimadas a una investidura?

–Insisto en que, viendo las cosas con perspectiva y desde fuera, seguramente piensas que se podía haber hecho de otra manera. Nunca se sabe porque en el momento la foto es distinta. Ha pasado ya esa ocasión y lo que hay que hacer es no desperdiciar ninguna otra.

–Se ha mostrado crítica con PP y PSOE por corrupción.

–Lo sigo pensando. En este país hemos visto corrupción en los dos grandes partidos y lo que me parece reseñable en el PP es la capacidad de hacer autocrítica, de saber reconocer lo que no se ha hecho bien. La reacción del PP ha sido buena, condenando todos los casos de corrupción.