Cataluña vuelve a cerrar el ocio nocturno para frenar una quinta ola descontrolada

La Generalitat ultima nuevas restricciones. Sólo en las últimas horas se registran 5.916 casos nuevos de coronavirus principalmente entre los más jóvenes

Aglomeraciones en el centro de Barcelona este fin de semana
Aglomeraciones en el centro de Barcelona este fin de semanaJoan MateuAP

Marcha atrás en la reapertura en pleno verano en Cataluña: la Generalitat ha anunciado el cierre del ocio nocturno a partir de este fin de semana para tratar de frenar una quinta ola que avanza descontrolada, con los contagios disparados entre los más jóvenes a raíz de la vuelta a la normalidad y de la verbena de Sant Joan. Así, deberán cerrar los locales interiores y podrán permanecer abiertos aquellos espacios exteriores o carpas al aire libre con margen hasta las 3 horas de la madrugada, media hora menos que actualmente.

El Govern se reunirá en el transcurso de este mediodía con la patronal sector para tratar de consensuar al máximo las nuevas restricciones y ofrecerá los detalles de estas nuevas restricciones a las 16 horas en una rueda de prensa del Procicat, el comité técnico que gestiona la pandemia. Y es que el Ejecutivo prepara ahora nuevas medidas tras semanas de contagios al alza, con una propagación del virus en máximos históricos y una incidencia acumulada en la población que no se había visto desde octubre de 2020. “EL ritmo de vacunación es muy bueno, pero el de contagios es muy malo”, ha resumido la portavoz de la Generalitat, Patrícia Plajà, en rueda de prensa tras la reunión semanal de Ejecutivo de Pere Aragonès.

De las nuevas restricciones se salvan a medias los festivales de música, muy populares en verano. A partir de ahora, para participar en actividades de cualquier naturaleza que reúna a más de 500 personas se requerirá un test de antígenos o un test PCR con una vigencia de 12 horas o el documento de vacunación que corrobore la pauta completa.

Aún se desconoce qué limitaciones complementarias se aprobarán por parte del Procicat –el comité técnico que gestiona la pandemia– y previsiblemente se podrían empezar a aplicarán a partir de la semana que viene, aunque el Govern promete que serán «quirúrgicas» y «concretas».

Cataluña registra 5.916 casos y tres muertes en las últimas 24 horas. La velocidad de reproducción de la enfermedad (rt) sube a 3,30 y el porcentaje de positividad de los test de antígenos y PCR se sitúa en 14,92%, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 401,51 por cada 100.000 habitantes y la media de edad de los casos confirmados es de 26,53 años.

¿Recuperar la mascarilla?

Ante el alto ritmo de propagación de la nueva variante del Covid-19, la Delta (india), y la relajación de medidas que se han aprobado, la Generalitat trasladará al Gobierno la necesidad de recuperar la “obligatoriedad” del uso de la mascarilla, al ser una competencia estatal.

“Hay medidas que queremos tomar y no podemos, porque no somos autoridad competente. La mascarilla debería volver a ser un elemento obligatorio, pero es el Gobierno quién puede modificar su uso”, ha apuntado Plaja, que ha recomendado a los catalanes que la utilicen siempre con personas que no sean de la propia burbuja y en interiores y exteriores.

Y es que, según la portavoz del Govern, el virus se está propagando “a una velocidad que no se había visto hasta ahora”, y por ello ha insistido en la importancia de la mascarilla, guardar las distancias, ventilar espacios cerrados y lavarse las manos.