El desaire de Aragonès: viaja a Ginebra a reunirse con Marta Rovira el día de la Conferencia de Presidentes

Protagoniza un encuentro exclusivamente de partido coincidiendo con el cónclave de Sánchez, el Rey y los líderes autonómicos, todos excepto el catalán

Aragonès y Rovira en su encuentro en Ginebra
Aragonès y Rovira en su encuentro en GinebraARNAU CARBONELL

El president Aragonès ha vaciado su agenda no para desplazarse hasta Salamanca y participar en la Conferencia de Presidentes sino para viajar a Ginebra y reunirse con la secretaria general de ERC, Marta Rovira. Un encuentro exclusivamente de partido, anunciado y promocionado por los republicanos y alejado de sus quehaceres institucionales en la plaza de Sant Jaume.

La reunión ha tenido lugar durante la mañana de este viernes en Suiza y es la primera ocasión en la que Pere Aragonès, desde que fuera elegido presidente de la Generalitat, se desplaza hasta la ciudad en la que reside Marta Rovira. La “número dos” de la formación por detrás de Oriol Junqueras optó por marchar a Ginebra para evitar su posible encarcelamiento tras ser citada a declarar por el juez instructor de la causa del “procés”.

ERC ha confirmado el encuentro y la reunión entre ambos dirigentes republicanos a través de un tuit en el que también se adjuntan varias fotografías. Según afirma Esquerra Republicana en el mensaje, “la amnistía y la autodeterminación son el camino para hacer posible el retorno de las personas exiliadas”, y concluye con un: “¡Te queremos en casa, Marta!”

El único ausente

Aragonès es el único presidente autonómico que no está en el encuentro de Salamanca después de que el lehendakari Íñigo Urkullu decidiera a última hora acudir al arrancar la transferencia de tres impuestos por parte del Gobierno. Ni las críticas ni la presión ejercida por el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición en Cataluña, Salvador Illa, han hecho variar los planes del republicano.

Y es que dos citas marcan el “sprint” final antes del parón veraniego tras un curso político de alto voltaje: la conferencia de presidentes autonómicos de este viernes y la reunión de la comisión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat el próximo lunes en Madrid. Y la posición de Cataluña al respecto sigue siendo una de las noticias más destacadas.

Pese al desplante, afeado desde todos los rincones del tablero político, la Generalitat acudirá el lunes a la bilateral con una larga lista de exigencias: 56 traspasos de competencias pendientes, 3.800 millones de la disposición adicional tercera del Estatut y reclamaciones como una ley del Audiovisual que tenga en cuenta el catalán. Eso sí y a pesar de la larga lista de asuntos pendientes, la novedad es lo que no se tratará: la gestión de los fondos europeos Next Generation, algo que enfada a la Generalitat ya que sí se abordará en la reunión de presidentes autonómicos de Salamanca.