Ofensiva de Puigdemont y Torra contra TV3 por el trato a los Mossos d’Esquadra

“Qué vergüenza. Inexplicable, injustificable”, critica el expresidente de la Generalitat fugado en Bélgica

Los últimos tres presidentes de la Generalitat, Artur Mas, Carles Puigdemont (i) y Quim Torra (d).
Los últimos tres presidentes de la Generalitat, Artur Mas, Carles Puigdemont (i) y Quim Torra (d).David BorratEFE

Poco a poco JxCat empieza a acentuar su disconformidad con la línea que ha tomado TV3 en los últimos tiempos. Las críticas desde la órbita del partido posconvergente se han ido haciendo cada vez más sonoras hasta el punto de que, en las últimas horas, tanto Carles Puigdemont como Quim Torra han liderado una ofensiva contra la televisión pública catalana por el trato dado a una unidad de los Mossos d’Esquadra creada por el expresidente de la Generalitat. En concreto, la unidad se denominaba Área de Seguridad Institucional (ASI) y fue impulsada para reclutar a policías afines al independentismo como escoltas de los presidentes y expresidentes, pero en TV3 la han llamada “guardia pretoriana”, algo que ha enfurecido a Puigdemont y Torra porque lo consideran despectivo.

En este sentido, Torra ha sido el primero en salir al ataque contra la televisión pública. En un mensaje a través de las redes sociales, el expresident corrige a TV3 por el nombre dado a la unidad y agradece a los agentes la labor prestada durante su mandato. La unidad de escoltas, conformada por un centenar de agentes (muchos de ellos procedentes del Grupo Especial de Intervención, la élite del cuerpo), fue creada a raíz de la desconfianza generada en el cuerpo de los Mossos d’Esquadra tras la declaración del mayor Josep Lluís Trapero ante el Tribunal Supremo, cuando desveló que tenían un plan diseñado para detener a Puigdemont después del referéndum ilegal del 1-O.

A continuación, Puigdemont también ha publicado un mensaje todavía más critico con TV3. “Qué verguenza. Inexplicable, injustificable”, reza el texto del expresident, adjuntando otro mensaje anterior en que se recrimina que la televisión pública “no tenga voz propia y haga seguidismo acrítico de la terminología y los enfoques periodísticos de otros medios que sistemáticamente desprestigian de manera gratuita a las instituciones catalanas”.

Lo cierto es que esta unidad, ASI, se disolverá y se creará un nuevo área de guardaespaldas para las máximas autoridades de Cataluña (presidents, expresident, presidenta del Parlament o principales líderes políticos). No obstante, aquí entra un nuevo matiz que pone de reflejo la desconfianza sobre Trapero: el mayor tampoco la dirigirá, sino que correrá a cargo de un cargo político, el director general de la policía, Pere Ferrer. Este nuevo área de escoltas estará, eso sí, en manos de la consejería de Interior, a diferencia de con Torra, que dependía de Presidencia.

Las críticas a TV3 se han ido haciendo cada vez más evidentes en JxCat. La señal más evidente del malestar del partido posconvergente contra la televisión pública se comprobó en uno de los audios que trascendieron hace un año en una conversacion entre Pilar Rahola y David Madí, en que la contertulia lamentaba cómo iba mermando su presencia televisiva. En ese diálogo, se advierte que si JxCat gobierno, el director de TV3 (Vicent Sanchis) “pagará” haberse inclinado por ERC y Rahola revela que Puigdemont le ha trasladado que se corregirán “estos temas”.