Sánchez y Aragonès abrirán la mesa, pero no estarán en las deliberaciones

Los equipos de ambos gobiernos están ultimando todos los detalles de la cita en Barcelona de mañana

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante su encuentro este martes en el Palacio de la Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante su encuentro este martes en el Palacio de la Moncloa.Juan Carlos HidalgoEFE

El anuncio de la asistencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Barcelona para la reactivación de la mesa de diálogo cayó como una bomba de oxígeno para la Generalitat presidida por Pere Aragonès porque había exigido su presencia. Sánchez ha accedido a estar, aunque, según fuentes conocedoras de los preparativos, se limitará a citarse con Aragonès en la previa de la reunión para darle el pistoletazo de salida, pero no se quedará en las deliberaciones.

No se descarta que haya un encuentro a solas entre ambos presidentes. Ambos reinaugurarán el foro de negociación y después dejarán paso a las delegaciones, que todavía se están por acabar de definir en el lado de la Generalitat. En las últimas horas, se están encargando de ultimar los detalles de la cita Òscar López, por parte del Gobierno, y Sergi Sabrià, por parte de la Generalitat. El encuentro se celebrará en el Palau de la Generalitat.

De parte del Gobierno estará integrada por cuatro ministros del PSOE y dos de Podemos: estarán el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños; la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta; la ministra de Transportes, Raquel Sánchez; la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz; y el ministro de Universidades, Manuel Castells.

De parte de la Generalitat, se sabe que habrá dos consellers de Esquerra (Roger Torrent y Laura Vilagrà) y Aragonès. Faltan los tres miembros de JxCat por conocerse (estaban a la espera de si asistía Sánchez o no). No obstante, es posible que en Esquerra haya algún cambio y alguien sustituya a Aragonès.

De esta manera, Aragonès y Sánchez abrirán formalmente la mesa, pero se retirarán y trabajarán los miembros de las delegaciones. Sánchez ha avisado que no hay recorrido si el independentismo quiere tratar el referéndum y la amnistía. “Si vamos a un programa de máximos, la conversación va a durar poco. Nosotros vamos con actitud y voluntad de llegar a acuerdo”, afirmó ayer el presidente del Gobierno.

La propuesta del PSOE pasa por una agenda del reencuentro y se apoyarán en los tradicionales 45 puntos de reclamaciones de la Generalitat al Gobierno, que incluyen incumplimientos del Estado y aspectos económicos y sociales, así como de infraestructuras.