Tres detenidos por un asesinato en una plantación de marihuana

Los Mossos buscan un cadáver con una bolsa en la cabeza cerca de Les Borges Blanques

Imagen de una plantación de marihuana en una finca agrícola MOSSOS D'ESQUADRA
Imagen de una plantación de marihuana en una finca agrícola MOSSOS D'ESQUADRA FOTO: MOSSOS D'ESQUADRA MOSSOS D'ESQUADRA

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un tercer hombre por la plantación de marihuana de Les Borges Blanques en la que se investiga si habrían asesinado a un vigilante tras la sorprendente denuncia que otros dos supuestos responsables del cultivo hicieron el sábado por la tarde en la comisaría de Lleida, como avanzó el diario “Segre”.

Sin embargo, la policía todavía no ha hallado el cadáver que los dos arrestados aseguraron haber visto en la plantación con una bolsa de plástico en la cabeza, lo que les llevó a presentar una denuncia ante lo que sería un narcoasalto. El tercer detenido, como los otros dos, está acusado por un delito contra la salud pública.

La policía catalana investiga el caso desde el sábado por la tarde. Ante la sorprendente confesión, agentes de la Unidad Territorial de Investigación (UTI) de Ponent acudieron a la plantación pero ni la noche del sábado ni ayer habían encontrado ningún cadáver. Los dos detenidos afirmaron que tenían una plantación de marihuana en la capital de Les Garrigues, que habían hallado al vigilante asesinado y les habían robado las plantas, pero que ellos no eran los autores del crimen.

La víctima sería un joven de unos 20 años que tenía una bolsa de plástico en la cabeza. La policía activó rápidamente a los agentes de investigación mientras los dos individuos fueron detenidos acusados de un delito contra la salud pública.

La policía ha alertado de la peligrosidad de las redes criminales que se dedican al cultivo y al tráfico de marihuana porque pueden conllevar la comisión de otros delitos como extorsiones, robos violentos, amenazas o uso de armas de fuego.

Es el caso de los narcoasaltos o los “vuelcos”, como se conoce en el argot policial al robo de droga entre ‘narcos’. Por este motivo, hay personas que hacen las funciones vigilancia o incluso llegan a proteger las plantaciones con trampas, como en el caso de la plantación que los Mossos desmantelaron a principios del mes de septiembre en Alcoletge y en la que un sargento de los ARRO resultó herido al activarse una de ellas. Concretamente, recibió el impacto de 27 perdigones en una pierna.