Colau, en 2014: “Si me imputaran por corrupción, sometería mi dimisión a referéndum”

La alcaldesa, sin embargo, se atrinchera y habla de “intencionalidad política” en la investigación

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau FOTO: David Zorrakino Europa Press

La alcaldesa de Barcelona ha descartado plantearse un cese, por ahora, por el hecho de que un juez la haya citado a declarar como investigada por cinco delitos relacionados con subvenciones a entidades afines. Un posicionamiento que choca con las palabras de la propia líder de los comunes en televisión, en el 2014. En una entrevista con Jordi Évole en el programa Salvados de La Sexta, defendió que pondría su cargo a disposición del electoral. “Si me imputaran por corrupción, mi dimisión se sometería a referéndum”, dijo entonces con vehemencia.

Al conocerse la citación, la oposición enseguida le reprochó que el código ético de los comunes exige dejar el cargo a los políticos del partido que sean imputados –actualmente se llama investigados en jerga judicial–, sin esperar a una sentencia firme que puede tardar años. Pero ahora son las propias palabras de Colau las que la ponen delante del espejo. En noviembre de 2014, cuando todavía era candidata y acababa de fundar Guanyem Barcelona, participó en el programa de Évole para contraponer su nueva política con la del veterano socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que fue presidente de Extremadura durante un cuarto de siglo.

Mientras Ibarra sostenía que en España se dimite “bastante”, Colau insistía en que los políticos imputados no dimiten y deberían hacerlo. La entonces activista defendía que, de pasarle a ella, explicaría a la ciudadanía su inocencia pero les ofrecería votar en una consulta para avalar la continuidad en el cargo. La conversación completa puede verse en la web de la Sexta.

No obstante el precedente, este miércoles Colau ha respondido a los medios que “es precipitado sacar ahora ninguna conclusión” sobre la investigación emprendida por el juzgado de instrucción número 21 de Barcelona, a raíz de una denuncia de una entidad llamada Asociación para la Transparencia y la Calidad Democrática. “Me parece fuera de lugar plantearme ningún cese”, ha dicho a la prensa, remarcando que creía que las diligencias quedarán “en nada” porque son sobre “los mismos hechos” que ya estudió Fiscalía y archivó en el verano.