Sucesos

Apuñalado por la espalda para robarle el reloj

Un grupo asaltó a la víctima mientras estaba jugando al fútbol en una plaza de Sant Adrià del Besòs

La plaza Mossèn Antòn, en Sant Adrià del Besòs
La plaza Mossèn Antòn, en Sant Adrià del BesòsGooglefreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@310c279e

Nuevo apuñalamiento en Sant Adrià, y es el segundo en muy pocos meses de diferencia. Un joven fue agredido con un arma blanca el pasado viernes, 15 de abril, en la plaza Mossèn Anton del barrio de Sant Joan Baptista del municipio barcelonés. Tras estar jugando con un grupo de adolescentes al fútbol, un grupo asaltó a la víctima por la espalda y fue acuchillado con una navaja.

Fuentes policiales han confirmado a Metrópoli la víctima sufrió heridas de consideración tanto en el omoplato como en el brazo, aunque no se teme por su vida.

La madre de la víctima ha querido denunciar el suceso a través de las redes sociales y ha criticado la impunidad que se vive en la población, pidiéndole a la alcaldesa de Sant Adrià, Filo Cañete, explicaciones ante lo ocurrido.

Las mismas fuentes añaden que el caso fue traspasado a los Mossos d’Esquadra como intento de homicidio y no consta denuncia de lo ocurrido.

La Policía Local del municipio ha incrementado la atención en la zona y está atenta a los movimientos para intentar hallar a los atacantes.

A finales de 2021, un hombre resultó herido de arma blanca, en el transcurso de una pelea en el bar D’Grandes Ligas, un local latino ubicado en la avenida Pi i Margall de Sant Adrià de Besòs.

Pasaban pocos minutos de las 2:30 horas de la madrugada cuando los Mossos d’Esquadra recibieron un aviso de la agresión en el local, explicaron fuentes policiales. Desde un balcón cercano, un vecino grabó con su teléfono móvil la llegada de cinco patrullas al lugar:

La víctima resultó herida de carácter leve y no se temió por su vida. Ademas, los Mossos abrieron una investigación para identificar al autor de la agresión.

El bar D’Grandes Ligas de Sant Adrià tiene un amplio historial de disputas con los vecinos, hartos de las peleas y el mal ambiente que hay a menudo en el local. Durante la pandemia, y a pesar de las restricciones, residentes de los bloques cercanos denunciaron que el bar continuó abriendo.