Los ocho lugares secretos de Barcelona que solo se pueden visitar una semana al año (y es esta)

Un antiguo sanatorio, el almacén del museo de Historia o una joya del Modernismo residencial, entre las sorpresas

Casa Tosquella, en el Putxet, en Barcelona
Casa Tosquella, en el Putxet, en Barcelona FOTO: AJUNTAMENT DE BARCELONA

Barcelona aún tiene lugares secretos. Ocho encaves de la capital catalana, desconocidos y cerrados a cal y canto abren sus puertas esta semana y se pueden descubrir con inscripción previa gracias al 48h Open House Barcelona, un festival arquitectónico que se alarga hasta el domingo.

Ocho maravillas desconocidas para la mayoría, repartidas por toda la ciudad -abarcan varios distritos, desde Collserola hasta el mismo centro del Eixample- y que albergan curiosas historias y protagonistas. Un antiguo sanatorio para tuberculosos en Vallvidrera, el umbráculo del parque de la Ciutadella o el almacén del Museo de Historia de Barcelona, entre las joyas escondidas.

El precio de las visitas es simbólico, de un euro por gastos de gestión, y aún quedan entradas para conocer algunos de los lugares. Estos son los ocho misterios, veamos.

Taller Masriera

En la calle Bailén, número 70. Se trata de los edificios más singulares del centro de Barcelona, construido por el arquitecto Josep Vilaseca i Casanova en 1882 como encargo de los hermanos Masriera (industriales y artistas). Se caracteriza por su fachada neoclásica, con la escalinata, la columnata de capiteles corintios, la cornisa y el frontón, así como por el jardín de acceso de la calle de Bailèn. Actualmente, gracias a la lucha vecinal, este edificio singular (por estilo y por la relación que mantiene con el entorno) se convertirá en un nuevo equipamiento de barrio.

Casa de la Prensa

Obra del arquitecto Pere Domènech i Roura -hijo de Lluís Domènech i Montaner, el arquitecto que ideó y edificó el Hospital de Sant Pau de la capital catalana, joya del Modernismo- se construyó con motivo de la exposición Universal de 1929, para alojar el centro de prensa del evento. Ubicado en la Avinguda de Rius i Taulet, 5, en Montjuïc, durante unos años fue la sede de la Guardia Urbana de Barcelona, pero actualmente está en desuso.

Sanatorio

Una de las grandes joyas escondidas y desconocidas. Ubicado en Vallvidrera, fue diseñado por el arquitecto Joan Rubió i Bellver -discípulo y ayudante de Gaudí- y construido entre 1903 y 1905. Se trata de un edificio modernista del antiguo sanatorio antituberculoso, en el barrio de Can Rectoret en Collserola.

Almacén del Museo de Historia

En la Zona Franca, el polígono industrial del distrito de Sants Montjuïc colindante con L’Hospitalet de Llobregat. Se trata de un amplio espacio de 5.000 metros cuadrados en el que el Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) clasifica y conserva miles de objetos de interés histórico, arqueológico y artístico relacionados con el pasado de la capital catalana.

Almacén municipal

Ubicado en la parte norte de la ciudad, se trata de un espacio de 300 metros cuadrados donde se almacenan todas las obras que han sido vandalizadas y que están pendientes de ser restauradas, o las que ya no se pueden exponer. Hay piezas de Frederic Marés, Josep Clarà, Pau Gargallo, Jaume Martrús i Xavier Corberó.

Umbráculo de la Ciutadella

Ubicado en pleno parque de la Ciutadella, el auténtico pulmón verde de la capital catalana y a un paso del Arco del Triunfo. Ideado Josep Fonteseré (1887) para proteger a todo tipo de especies vegetales y tropicales, se reformó durante la Exposición Universal de 1929 para convertirlo en sala de fiestas y conferencia, aunque luego volvió a su función original, y al lado del invernáculo.

Galería interior de la presa del pantano de Vallvidrera

Acudir al pantano de Vallvidrera, en la sierra de Collserola, ya es para muchos una de las excursiones preferidas de fin de semana. Y estos días se puede visitar su presa: construida con obra de fábrica, considerada una obra maestra de la ingeniería hidráulica del siglo XIX por su arco de gravedad.

Casa Tosquella

Se trata de una antigua residencia de veraneo ubicada en uno de los barrios de la burguesía barcelonesa, Sarrià. Reformada por Eduard Balsells i Bohigas (1906), de estilo modernista, es un Monumento Histórico y Bien Cultural de Interés Nacional. Adquirido por el Ayuntamiento de Barcelona, está pendiente de acoger un proyecto municipal para el barrio.