Arte

¿Ha sido ofrecido un cuadro de Picasso por 100 euros?

Una pintura subastada hace un mes en Madrid podría ser original de los años de juventud del pintor malagueño

El cuadro que fue subastado hace un mes
El cuadro que fue subastado hace un mesLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@446f6d8f

Hasta el final de sus días, Pablo Picasso estuvo pintando. Eso puede dar una idea de lo difícil que es darse una idea genérica del corpus de una producción artística que se extiende a pintura, dibujo, grabado, escultura, cerámica e, incluso, fotografía. No hay nada más que ver la amplitud del catálogo razonado del malagueño, creado por Christian Zervos, para que nos hagamos una idea de lo mucho que dejó el autor de «Les demoiselles d’Avignon». Tampoco es extraño que cada año aparezcan trabajos inéditos del maestro, no solamente porque quedaron olvidados en algún rincón sino que sean muchos los originales que salen de colecciones particulares para volver a tener vida en el mercado. También puede pasar que alguno de estos originales se acaben convirtiendo en un verdadero rompecabezas para todos, incluso para aquellos que más han estudiado el mundo de Pablo Picasso.

En este último grupo podríamos situar un cuadro que trae de cabeza a los estudiosos. El pasado mes de julio la casa de subastas Abalarte ponía en venta una obra no muy grande, de 20 por 36,5 centímetros. Se titula «Rosas» y según Abalarte el autor de la pieza demostraba «ejecución segura y precisa» en la representación de un ramillete de rosas. Bajo esta imagen floral, alguien ha escrito «Málaga Junio 1896». ¿Sabemos quién es ese alguien? En el reverso de este óleo sobre madera hay una sencilla firma que puede leerse muy claramente P. Ruiz junto con el año 1896. El precio de salida de la obra era de 500 euros y se remató por la muy importante cantidad de 35.000 euros.

Sigamos con las curiosidades. Un mes antes de que la pieza llegara a Abalarte, estuvo en otra casa de subastas, en este caso de Zaragoza, a punto de salir por 100 euros. Finalmente el propietario decidió llevarlo a otro sitio y le salió muy bien la operación desde un punto de vista económico.

Cabe subrayar que Abalarte añadía un detalle interesante en la ficha sobre el cuadro: «Una tabla muy similar de tamaño y composición fechada en 1897 se conserva en el museo Picasso de Barcelona donada por el propio artista en 1970». De manera muy correcta, la casa de subastas daba pie a una interesantísima especulación y es la de insinuar que esta pintura fue realizada por un jovencísimo Pablo Picasso. Pero, ¿fue realmente el autor de estas sencillas rosas?

Lo primero que hay que hacer es localizar la tabla a la que se refería la nota y que se encuentra en el museo barcelonés que tiene el nombre del genio. Lo más probable es que se refiera a una pintura al óleo titulada «Rosas» y que forma parte de la gran donación que realizó Picasso en 1970 a partir de los fondos que su familia guardaba en Barcelona. Las dimensiones son muy parecidos a los del óleo vendido. Son, este caso, 22.3 por 35.4 centímetros. Los parecidos son evidentes, aunque los soportes distintos. Por otra parte, la obra del museo está inventariada en 1898, aunque cabe decir que la datación es aproximada porque en esta época rara vez el pintor fechaba su trabajo.

El cuadro de la institución barcelonesa está firmada P. R. Picasso y es evidente que la letra es muy diferente del P. Ruiz de la pintura subastada. Pero, insistimos, los parecidos son evidentes, no solamente en la temática sino en la manera de ejecutar la obra.

Hay otra obra en el Museu Picasso de Barcelona que parece dialogar con las rosas subastadas. Son unas anotaciones en una madera en las que Picasso escribió «Málaga Junio 96». Forma parte de la donación de 1970 y aparece en el inventario del centro con el número de registro MPB 110.177R.

Este diario ha hablado con tres especialistas en la obra picassiana que han preferido opinar desde el anonimato. Todos coinciden que se trata de una pieza «interesante» y que merecería ser estudiada con más detalle. Igualmente se recuerda que es muy difícil que aparezcan en el mercado trabajos de un jovencísimo Picasso. Un ejemplo de la cotización de este periodo es un dibujo al carboncillo de 1898 que el 10 de noviembre del pasado año se vendió en Bonhams de Nueva York por unos respetables 100.800 dólares. Cabe decir que ese dibujo aparece en el catálogo de Zervos.

Las fuentes consultadas por este diario coinciden que si el nuevo propietario de las rosas de P. Ruiz quiere que se acrediten como originales de Picasso solamente tiene un camino: llevarlo a la Succession Picasso de París, el organismo que gestionan los herederos del pintor y que certifica la autenticidad de los trabajos de Picasso.