Los ancianos desalojados por el incendio en Sant Adrià del Besòs podrán regresar mañana a su residencia

Los vecinos de las fincas próximos no pueden de momento volver a sus casas

Coches de los Bombers de la Generalitat
Coches de los Bombers de la Generalitat FOTO: Google

Un total de 21 ancianos seguían ayer sin poder regresar a la residencia Mossèn Anton de Sant Adrià (Barcelona) tras el incendio que este domingo afectó a un bloque cercano y obligó a evacuar a residentes y vecinos. Sin embargo, si que podrán volver hoy martes 9 de agosto, a diferencia de los vecinos de las fincas.

En un comunicado este lunes, el Ayuntamiento ha informado de que se prevé que los ancianos puedan volver al centro este martes, tras pasar la noche del domingo al lunes en la residencia Matacàs de Sant Adrià.

Una treintena de familias que fueron desalojadas por el fuego han pasado la noche en casas de familiares o en hoteles, mientras que los vecinos de los edificios colindantes aún no pudieron volver por la noche a sus casas.

A raíz del incendio, el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) atendió a 58 personas por inhalación de humo y seis más fueron trasladadas al hospital: cinco de ellas ya han recibido el alta y la sexta permanece ingresada.

El local donde empezó el fuego estaba ocupado, algo de lo que el Ayuntamiento tuvo conocimiento durante la pandemia y que comunicó a los juzgados de Badalona (Barcelona) a través de la Policía Local.

El consistorio contactó con los propietarios del local para que se sumaran a la denuncia, “algo que no hicieron” y que, según subraya el Ayuntamiento, era necesario para que el juez pudiera ordenar el desalojo.

La alcaldesa de Sant Adrià, Filo Cañete, “recientemente” volvió a pedir a la Policía Local que contactara con los propietarios para que denunciaran la ocupación y se pudiera recuperar el uso del local, ha subrayado el consistorio.

El Ayuntamiento también ha destacado que los servicios sociales ofrecieron en “reiteradas ocasiones” ayuda a la persona que ocupaba el inmueble, y que ella la rechazó.

El bloque donde se originó el incendio sigue precintado este lunes: no hay suministros de agua, luz y electricidad y los desagües han sufrido daños graves por el fuego, que también ha dejado el primer y el segundo piso “muy deteriorados”.

Según la valoración inicial de los Bombers, el edificio no ha sufrido daños estructurales, a la espera del informe del perito de la comunidad de vecinos, pero habrá que desbrozar los bajos, apuntalar la primera planta y sustituir las cañerías.

Los Bomberos de la Generalitat apagaron el fuego cerca de las 10.00 horas de la mañana, y han tenido que evacuar la residencia geriátrica de Mossèn Anton, afectada por el humo del incendio del local que era “pequeño pero con mucha carga de combustible”, según fuentes de los Bomberos.

También resultaron afectados diversos bloques de pisos cercanos, de los que se evacuaron algunos residentes y otros fueron confinados.