El Gobierno valenciano aumenta en cuatro años un 70 por ciento la partida destinada a la deuda

Esta sección representa el 26,8 por ciento del presupuesto y se convierte en la segunda “Conselleria”

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent SolerServicio Ilustrado (Automático) I. CABALLER/CORTS

La partida de los Presupuestos de la Generalitat valenciana de 2021 destinada a la deuda crece un 7,3 por ciento con respecto a las cuentas de este año y un sorprendente 69,6 por ciento si la cifra se compara con las primeras cuentas elaboradas por el actual Consell del Botànic.

Concretamente, la cantidad que se destinará el próximo año a asumir la deuda es de 6.878 millones de euros, casi un 70 por ciento más que los 4.000 millones de euros que se destinaron en 2016, el primer año en el que el actual Consell del Botànic elaboró sus presupuestos.

La cifra destinada a la sección 19 de los Presupuestos representa el 26,8 por ciento de las cuentas, que este año asciende a 25,627 millones de euros.

Los casi 6.900 millones que la Conselleria de Hacienda, dirigida por Vicent Soler, prevé el año que viene para el servicio de la deuda, convierten esta partida en la segunda “Conselleria” en cuanto a dotación presupuestaria, solo por detrás de la Conselleria de Sanidad, que en 2021 contará con 7.530 millones.

Sin embargo, la deuda está por encima de otros importantes departamentos como por ejemplo la Conselleria de Educación, que cuenta con 4.797 millones o de la Igualdad y Políticas Inclusivas que contará con 1.921 millones de euros.

Una partida en aumento

Cuando en 2015 el actual Gobierno del Botànic -entonces compuesto por PSPV y Compromís y ahora también por Unides Podem- llegó al Palau de la Generalitat, uno de sus principales objetivos era reducir precisamente la partida que hasta entonces los Gobiernos del PP habían destinado a la deuda.

Por ello, en sus primeros presupuestos, los de 2016, hicieron un esfuerzo para bajar en 1.000 millones la cantidad que se destinaba a este fin, de 5.000 a 4.000 millones de euros.

El año siguiente, en los presupuestos de 2017, siguió la bajada, de 4.000 a 3.833 millones. Sin embargo, en 2018 empezó la subida de nuevo, y la partida destinada a la deuda creció un 34,5 por ciento hasta llegar a los 5.157 millones de euros.

En 2019 continuó la tónica de crecimiento de esta partida, con un doce por ciento de aumento, hasta los 5.782 millones y en 2020, primeros presupuestos de la segunda legislatura del Botànic, se produjo un salto del 10,81 por ciento hasta alcanzar los 6.410 millones.