El PSPV se queda solo en la fórmula para revertir las concesiones sanitarias

Compromís acusa de desleal a la consellera Barceló por proponer la creación de una empresa pública de sanidad

El portavoz socialista en Les Corts, Manolo Mata, conversa con el de Compromís, Fran Ferri
El portavoz socialista en Les Corts, Manolo Mata, conversa con el de Compromís, Fran Ferri FOTO: Kai Försterling EFE

Compromís y Unides Podem están totalmente en contra de que la fórmula para encajar los servicios sanitarios que se prestaban mediante concesión y que vuelven a la gestión pública acaben en una empresa pública de sanidad (EPS).

La voluntad de la Conselleria de Sanidad es que el pleno del Gobierno valenciano apruebe un decreto que regule la creación de un organismo de titularidad pública para asumir a los trabajadores de los centros a los que no se les renueva la concesión, así como de otros servicios como las resonancias magnéticas o la farmacia sociosanitaria.

La portavoz adjunta de Compromís, Aitana Mas, ha criticado que la Conselleria de Sanidad hubiese tomado esta decisión de «manera unilateral» y ha asegurado que no aprobarán esta propuesta. Ha insistido en que Sanidad debe explicar por qué no puede utilizarse la misma fórmula que la de la reversión de Alzira. Es más, aseguró que durante las últimas semanas se han mantenido reuniones con la Conselleria de Sanidad y no se les ha informado sobre este asunto. «La propuesta de Sanidad es que la EPS se haga cargo del personal de resonancias, farmacología y lo que venga y Compromís quiere que se elimine lo que venga».

En este sentido, el síndic de Compromís, Fran Ferri, ha afirmado que los trabajadores del hospital de Torrevieja, que será la siguiente área de salud que pasará a ser de gestión pública, deben convertirse en personal laboral de la Generalitat, como ocurrió con Alzira.

El portavoz del PSPV, Manolo Mata, ha defendido que los 1.400 trabajadores no pueden convertirse en funcionarios en un día «porque sí». Ha insistido en la creación de una empresa pública como la única manera de dar seguridad a los empleados ante la imposibilidad de aumentar el número de funcionarios, «la tasa de reposición que tenemos marcada saltaría por los aires».

El tercero en discordia, Unides Podem, se ha mostrado totalmente en contra de la creación de la EPS. Su portavoz en Les Corts, Pilar Lima, dijo que la gestión debe ser cien por cien pública. «Que no cuenten con nosotros para esto. Bromas ninguna».

Por su parte, la oposición ha coincidido en que la creación de una empresa pública de salud no es más que una «chapuza» y remarcaron que los trabajadores rechazan esta solución en la que ni el Consell se pone de acuerdo.