El hospital de campaña de La Fe, en Valencia
El hospital de campaña de La Fe, en ValenciaRober Solsona Europa Press

La Comunitat Valenciana impone la “Ley Seca” para frenar la covid

Hacer botellón puede acarrear multas de hasta 30.000 euros y prohíbe vender alcohol a partir de las ocho de la tarde

«La expansión actual de la pandemia ha llevado a la Conselleria de Sanidad a declarar el nivel de riesgo alto o alerta 3, indicativo de transmisión comunitaria sostenida y de difícil control con presión alta en el sistema sanitario». Así justifica la Generalitat valenciana las restricciones que han entrado en vigor hoy sábado y que estarán vigentes hasta el 25 de julio.

Además, el DOGV publicó ayer por la tarde el decreto ley del Consell que modifica el Régimen sancionador específico contra los incumplimientos de las medidas de prevención de la covid-19 y que incorpora como infracción grave, el consumo de alcohol en la vía pública por parte de grupos de más de cuatro personas- y no de diez como ahora- y que se multará con sanciones que van desde 601 a 30.000 euros.

Además, se considera infracción muy grave la organización de botellones, con sanciones de entre 30.001 y 60.000 euros, que pueden alcanzar los 600.000 si son acumulativas.

Según explicó la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, el objetivo es reducir los botellones. «Con el ocio nocturno cerrado, las fiestas no se pueden trasladar donde no haya posibilidad de control ni de medidas de seguridad». Además, anunció que se van a reforzar los dispositivos de seguridad para que se cumplan las medidas sanitarias.

El Consell también aprobó ayer la modificación de Ley de Salud de 2014 con el objetivo de modificar por motivos sanitarios el horario en el que está permitida la venta de alcohol. Así, queda establecido que a partir de este sábado no se podrá comprar bebida desde las ocho de la tarde hasta las siete de la mañana.

Además, se modifica el régimen de infracciones para convertir en falta grave la participación en reuniones, fiestas o actos similares cuando se constate que no se pueden mantener las medidas de prevención y distancia, y se califica como falta muy grave la organización y celebración de estos eventos.

El endurecimiento de sanciones van encaminadas a reducir las reuniones sociales en las que se están produciendo el 86,5 de los contagios. «Confiamos en los jóvenes, pero queremos que estas multas tengan un efecto disuasorio», remarcó Bravo.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, también avanzó el jueves que se iba a pedir el aval del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para decretar el toque de queda en 40 municipios donde la incidencia está más alta, así como para prohibir las reuniones de más de diez personas en el ámbito público y privado.

Al cierre de esta edición, el TSJCV no se había pronunciado al respecto y, por tanto, estas medidas no habían entrado en vigor. Se espera, no obstante, contar con su visto bueno el próximo lunes, tal y como ha ocurrido en otras ocasiones en las que el Consell ha solicitado autorización al tribunal valenciano.

Fuentes de la Conselleria de Sanidad explicaron a LA RAZÓN, que la lista de los municipios afectados por la limitación de la movilidad nocturna- de 1.00 a 6.00 horas-sólo se hará pública si se obtiene dicha autorización.

Sigue la escalada

La Conselleria de Sanidad notificó 1.980 casos nuevos de coronavirus que sitúan la cifra total de positivos en 415.256. Además, se confirmó un fallecido, lo que eleva a 7.463 las personas que han muerto por covid.

Junto al aumento de contagios se constata el de las hospitalizaciones. Hay 291 personas ingresadas: 14 en la provincia de Castellón, 0 de ellos en UCI; 35 en la provincia de Alicante, 3 de ellos en la UCI; y 242 en la provincia de Valencia, 28 de ellos en UCI. En total, 31 personas más han requerido hospitalización en 24 horas y en las unidades de cuidado intensivo hay dos personas más.