Controversia política y sanitaria en la Comunitat Valenciana, ¿cómo se penaliza la violencia obstétrica?

La asociación de matronas defiende su inclusión en la Ley de Violencia sobre la Mujer, los médicos afirman que es un «ataque directo» y el Botànic volverá a estudiar esta cuestión

La violencia obstétrica es la que se ejerce sobra la mujer embarazada, en el parto o el puerperio
La violencia obstétrica es la que se ejerce sobra la mujer embarazada, en el parto o el puerperio FOTO: HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la violencia obstétrica como la que sufren las mujeres durante el embarazo o el parto al recibir un maltrato físico, humillación y abuso verbal, o procedimientos médicos coercitivos o no consentidos.

Siguiendo esta definición los partidos que sustentan el Gobierno valenciano acordaron una enmienda en la conocida como Ley de Acompañamiento para incluirla dentro de la Ley de Violencia sobre la Mujer.

La oposición se ha levantado en bloque contra la propuesta, el Colegio de Médicos asegura que es un «ataque directo» a los profesionales sanitarios, mientras que las matronas defienden que debe considerarse un tipo de violencia de género.

El debate provocado ha reabierto la negociación de una enmienda que se daba por cerrada y también por aprobada porque contaba con el respaldo de Compromís, PSPV y Unides Podem.

Pero incluso entre ellos hay debate. El partido que se muestra más firme es Compromís. La diputada Mónica Álvaro insiste en que es la OMS la que pide que se regule, también lo hace la ONU e incluso el Comité Europeo de Derecho de las Mujeres. «Nosotros solo lo trasladamos a la ley, como está recogida, por ejemplo, la mutilación genital». Defiende además que la Associació de Comares de la Comunitat Valenciana emitió un comunicado siguiendo esta misma línea y recuerda que la Generalitat catalana también lo ha regulado. «Debemos trabajar para erradicarla. Nos piden que actuemos y debemos legislarla».

Sin embargo, el PSPV y Unides Podem están dispuestos a buscar acomodo en otra ley a esta cuestión que ya cuenta con el rechazo público de la Conselleria Sanidad.

El síndic socialista Manolo Mata admite que su encaje legal es un problema e insiste en la existencia de este tipo de violencia y desde Unides Podem, la diputada Cristina Cabedo, defiende que la violencia obstétrica está «reconocida por la OMS como violencia machista». Resta importancia a dónde se ubique en la legislación valenciana y confía en que el Ministerio de Igualdad la incluya en la reforma del aborto.

Médicos contra matronas

El Colegio de Médicos de la Comunitat Valenciana emitió ayer un comunicado en el que insistía en que no se puede permitir que se cree un concepto que «criminalice» el trabajo de los ginecólogos y del personal sanitario que «vela día a día por la calidad asistencial y la salud de las mujeres y sus hijos».

Sin embargo, la vicepresidenta de la Asociación Española de Matronas (AEM) , Maribel Castelló, defendió que aunque solo se den «casos puntuales» hay que visibilizar esta cuestión y acabar con ellos.

«Es una forma más de violencia de género» y afirma que las mujeres tienen derecho a ser informadas durante el parto y a formar parte de las decisiones que se tomen siguiendo la evidencia científica. «Hay que ser empático. Se está haciendo muy bien, pero podemos mejorar».

Sobre las quejas que algunos médicos han confirmado a este diario, aseguran que podrán ser denunciado por la vía penal por realizar una cesárea, Castelló dijo que no hay que llevarlo al extremo y que la denuncia se producirá en el caso de que se haga una cesárea o una episotomía sin haber informado o explicado a la mujer los motivos. “Hay que llegar a un consenso, estudiar el problema de fondo y poner soluciones”.