El Festival de San Sebastián en nueve nombres

La cita cinematográfica se inaugura con la proyección de “Rifkin’s Festival”, la nueva cinta de Woody Allen ambientada, precisamente, en la muestra guipuzcoana

No es un Festival de San Sebastián más. Es el del 2020, el del año que nos puso a todos patas arriba y que nos hizo replantearnos la existencia por enésima vez, aunque, en esta ocasión, como nunca lo habíamos hecho. Aun así, la vida sigue como buenamente se puede, claro, y las citas se van sucediendo. También las culturales, que se resisten a morir en medio de las penurias (antiguas y nuevas). Y en esas, se presenta hoy, en Donostia, una muestra de cine que tiene un claro protagonista en la inauguración: Woody Allen, ausente en cuerpo, pero presente en alma. Es solo el primero de los nombres que desfilarán (“in situ” o de forma virtual) por las calles, pantallas y las redes de San Sebastián.

  • Woody Allen: Es el foco de atención vaya donde vaya. Ya sea por su cine o por sus polémicas fuera de la industria, el realizador acapara toda la atención. Incluso cuando no está, como es el caso (por motivos pandémicos). Aun fuera de concurso, el neoyorquino se las ha apañado para hacer una película que no podía no abrir la cita, “Rifkin’s Festival”, la historia de un matrimonio estadounidense que acude al propio Festival de San Sebastián. Ella (Gina Gershon) tiene un “affaire” con un brillante y pedante director de cine francés (Louis Garrel) y él (Wallace Shawn) se enamora de una doctora española (Elena Anaya).
  • Aitor Gabilondo: Nadie fue más rápido que él a la hora de comprar los derechos de “Patria”. La novela de Fernando Aramburu fue el “boom” editorial de hace cuatro cursos y amenaza con ser la serie de moda tras su estreno el 27 de septiembre en HBO. De momento, el sábado será el día en el que Gabilondo enseñe al público ese viaje del libro a la pantalla. Una historia que para el creador no es de buenos y malos, sino “de seres humanos": la de dos familias amigas que se ven separadas por los años de plomo.
  • Johnny Depp: Julien Temple dirige en “Crock of Gold” una combinación de imágenes inéditas de Shane MacGowan, The Popes, The Pogues y de la propia familia de MacGowan, junto con animaciones de, entre otros, el ilustrador Ralph Steadman. La cinta, producida por Depp, es una celebración del poeta, cantante y compositor punk irlandés.
  • Thomas Vinterberg: El danés, que no pisará la Bella Easo, presenta en el festival “Druk”, algo así como una oda al alcohol apoyada en la teoría de que deberíamos nacer con una pequeña cantidad de alcohol en nuestra sangre. Una ligera embriaguez que serviría para abrir nuestras mentes al mundo, disminuir los problemas y aumentar la creatividad. Animados por esa hipótesis, Martin y tres de sus amigos, todos cansados profesores de secundaria, se embarcan en un experimento para mantener un nivel constante de intoxicación etílica a lo largo de su jornada laboral. Si dicen que Churchill ganó la II Guerra Mundial calamocano, quién sabe lo que estos maestros podrán hacer con sus alumnos.
  • Luca Guadagnino: El director, guionista y productor italiano ha apostado en “We are who we are” por una historia de la adolescencia: Fraser, un chaval de catorce años, acaba de mudarse a una base militar americana en el Véneto, donde conocerá a Caitlin, una chica de su edad. Ambos están confusos en lo que respecta a sus identidades sexuales y poco a poco se van haciendo amigos; hasta terminar fingiendo que tienen una relación para evitar la presión del mundo exterior. Mientras Caitlin rechaza un lado femenino del que no quiere saber nada y que genera un vacío entre ella y su padre, Fraser se sentirá atraído por un chico mayor que él que trabaja con su madre.
  • Matt Dillon: El actor, Premio Donostia en 2006, se atreve con la dirección en “El gran Fellove”, un documental que relata la carrera musical del cantante y “showman” cubano Francisco Fellove, así como la grabación de su último álbum. A través de entrevistas, fotografías, vídeos y también mediante las propias imágenes de Matt, la película describe la vida de Fellove como la de un músico en apuros en Cuba, recuerda su tardío éxito en México y el contagioso amor que tuvo por la música hasta el final.
  • Viggo Mortensen: Nombre propio del festival por el Premio Donostia que recogerá en esta edición, pero también por presentar el jueves 24 su ópera prima, “Falling”, una historia familiar que se mueve entre la vejez y la tolerancia. John Peterson (interpretado por Mortensen) vive con su marido Eric y su hija adoptiva, Mónica, en California. Willis, su padre, un granjero solitario y conservador, accede a viajar a Los Ángeles y a quedarse en casa de John mientras busca el lugar idóneo para jubilarse. Durante su estancia, los mundos de padre e hijo chocan violentamente, hurgando en viejas heridas y abriendo otras nuevas.
  • Rodrigo Sorogoyen: En esta ocasión, el realizador lanza una serie de policías. Pero no es una serie policiaca más, sino un proyecto centrado en seis “Antidisturbios” que busca llevar al espectador hasta el interior del grupo especializado para acabar con muchos de los tópicos sobre el cuerpo. Tras un desahucio en el centro de Madrid que se complica por la muerte de un hombre, dará comienzo una trama que se extenderá seis capítulos en Movistar.
  • Fernando Trueba: Basado en el libro homónimo, “El olvido que seremos" es una película sobre un “hombre bueno”, Héctor Abad Gómez (interpretado por Javier Cámara), destacado médico y activista por los derechos humanos en el Medellín polarizado y violento de los años 70. La historia relata la vida del doctor, padre de familia preocupado tanto por sus hijos como por los niños de clases menos favorecidas.