Las 5 obras de Giuseppe Verdi que revolucionaron la música clásica

Hoy se cumplen 207 años del nacimiento de uno de los principales compositores de ópera del siglo XIX

Un día como hoy de 1813 nació en Busseto (Italia) Giuseppe Verdi, uno de los principales compositores de música clásica del siglo XIX. Con su obra, conquistó la ópera italiana, representó ideales de la época y aún emociona a los espectadores actuales. Hay quienes adoran la música clásica y, por ello, ver una obra de Verdi es un acierto seguro. Pero, sobre todo, hay quienes que, aún sin ser seguidores de este tipo de música, descubren la magia de una ópera a través de las principales obras del compositor.

“Aida” (1871)

Compuesta por cuatro actos, fue estrenada en el Teatro de Ópera del Jedive en El Cairo, el 24 de diciembre de 1871, bajo la batuta de Giovanni Bottesini. Su argumento gira en torno a Aida, una princesa etíope que es capturada y llevada a Egipto como esclava. Un comandante militar luchará por su amor hacia ella y su lealtad al Faraón, comenzando así un triángulo amoroso frecuente en las obras compuestas por Verdi.

“La traviata” (1853)

Ópera de tres actos con música de Verdi y libreto en italiano de Francesco Maria Piave, basado en la novela “La dame aux camélias” de Alexandre Dumas. Tanto el compositor como el autor querían hacer, a través de esta célebre obra, un seguimiento de la obra de Dumas, pero con una ambientación contemporánea. No obstante, las autoridades de La Fenice, teatro de Venecia donde se estrenó, insistieron en que se ambientara en el pasado, hacia el año 1700.

“Rigoletto” (1851)

Basada en la obra “Le roi s’amuse” de Víctor Hugo, esta ópera de tres actos forma, junto a “El Trovador” y “La Traviata”, la trilogía popular operística que compuso Verdi a mediados de su carrera. Narra una historia de pasión, engaño, amor filial y venganza tomando a Rigoletto, bufón jorobado de la corte del Ducado de Mantua, como protagonista.

“Don Carlo” (1867)

Un nuevo triángulo amoroso. Para Verdi, esta obra representa la lucha de la libertad contra la opresión política y religiosa de la época. Todo ello, a través de los personajes de Felipe II y el Gran Inquisidor. La historia, ficticia, se basa en los conflictos del Príncipe Carlos cuando la mujer de quien se enamora, Isabel de Valois, se ve obligada a casarse, en vez de con él, con su padre, el Rey Felipe II.

“Falstaff” (1893)

Para dar un toque de humor a la obra de Verdi, cabe destacar “Falstaff”, comedia lírica de tres actos que está basada en “Las alegres comadres de Windsor”, de William Shakespeare. Estrenada en el Teatro de la Scala de Milán, se trata de una de las últimas grandes óperas bufas italiana.