Cuando La Veneno se ahogó en el Mississipi

La serie creada por Javier Calvo y Javier Ambrossi lanza mañana su sexto capítulo tras hacer historia en Atresplayer Premium

De Joselito, nada. Cristina Ortiz, La Veneno. Cuando la mira, ¿qué ve? ¿Un hombre? Una mujer. Una persona transexual. Pero, sobre todo, mucho sufrimiento. Una serie de obstáculos superados durante toda la vida a través del esfuerzo y poca ayuda. Antes de cruzar el Mississipi frente a las cámaras de la televisión de la época, Cristina Ortiz vivió los prejuicios de un pueblo con mil ojos, la carencia de orgullo y la ignorancia de su madre, los puñetazos por conseguir la mejor esquina del Parque del Oeste y las lágrimas por un dinero que, de no dejar de lado las faldas y el escote, nunca llegaba.

Todo, para al final convertirse en una estrella de la televisión bajo la siempre imperante tortura mediática. Un minuto de gloria y  una posterior vida en el abismo. Cristina Ortiz fue un icono. Aún se le agradece su lucha por visibilizar y hacer justicia al colectivo LGTBI. Más allá de su carácter deslenguado y descarado, la que llamaron Veneno no lo tuvo fácil. Por ello se debe destacar el homenaje que le han rendido dos talentos como Javier Calvo y Javier Ambrossi. Y de qué manera.

«Veneno», la serie producida por Atresmedia TV en colaboración con Buendía Estudios y Suma Latina para Atresplayer Premium, se ha ganado el aplauso de la crítica y el público con tan solo la primera parte de su temporada. Mañana estrena el sexto capítulo, con lo que la ficción, de 8 en total de unos 50 minutos de duración, llega a su recta final. Bajo el nombre «Una de las nuestras», la protagonista verá a partir de este episodio su vida desmoronarse tras desaparecer «Esta noche cruzamos el Mississipi», el programa que la catapultó a la fama.

De seguir rompiendo expectativas y moldes como lo ha hecho hasta ahora, la serie volverá a estar destinada al éxito. De hecho, «Veneno» ya es un verdadero fenómeno: no para de conseguir nuevos adeptos y el pasado domingo se convirtió en el segundo programa más visto de la historia de Atresplayer Premium en su primer día de emisión. Asimismo, la repercusión en los espectadores lo demuestran los datos. Arrasa en redes sociales, acumulando, hasta el momento, más de 130 millones de impresiones reales. Ha sido tendencia en Twitter tras el lanzamiento de cada episodio. Con un recibimiento, según los comentarios, muy positivo, los usuarios destacan la calidad de la producción. También alaban la gran labor que está haciendo la ficción para dar visibilidad al colectivo LGTBI, lucha aún necesaria.

Proyección en salas de cine

Además, la ficción disponible en Atresplayer Premium ha marcado un hito en los cines, convirtiéndose en número uno de taquilla. Más de 220 salas de toda España abrieron sus puertas para verla en pantalla grande y se coronó al ser el primer contenido alternativo que se convierte en número uno en cuatro años. El proyecto se inspira en «¡Digo! Ni puta ni santa», las memorias oficiales de La Veneno que escribió Valeria Vegas, periodista y una de sus mejores amigas. Y esta es otra de las grandes bazas de la creación de los Javis: Lola Rodríguez interpreta a la autora del libro, joven, estudiante y ambiciosa, que también desea convertirse en mujer.

Por ello, la ficción crea un paralelismo entre el sufrimiento de Cristina Ortiz, a través de saltos en el tiempo entre su infancia, juventud y sus últimos años de vida, y el proceso de transición de Valeria. Gracias a una estética que deslumbra y un enfoque que hipnotiza, la serie sabe resumir para qué sirvió la lucha de La Veneno: para que chicas como Valeria pudieran sentirse orgullosas de ser mujer.