Unos cuentos de primera

Intérpretes: John Osborn, Olga Pudova, Ermonela Jaho, Ginger Costa-Jackson, Elena Sancho Pereg... Director musical: Riccardo Frizza. Director de escena: Laurent Pelly. Gran Teatro del Liceo, Barcelona, 18-I-2021.

El director italiano Riccardo Frizza ha supuesto una baza muy importante en la excelencia de esta reposición de «Les contes d’Hofmann», de Offenbach, en el Gran Teatro del Liceo en la propuesta escénica de Laurent Pelly presentada en Barcelona en 2013. En esta ocasión, se han tenido que recortar casi quince minutos del espectáculo debido a la pandemia, ofrecidos en la extensa versión en cinco actos considerada definitiva de la ópera. Obra a cargo del musicólogo estadounidense Michael Kaye que ha sorprendido por la exquisitez y transparencia de la lectura musical no exenta de intensidad que requiere este drama de tipo fantástico muy conseguido por la Orquesta del Liceo bajo la atenta batuta de Frizza, quien supo entresacar algunos detalles de la rica orquestación de gran efecto.

Una ópera que, en esta austera y expresionista producción dirigida por Laurent Pelly, unifica el relato de los cuentos en la figura del atormentado y romántico poeta Hoffmann, consiguiendo un interés de la acción bastante remarcable. Todo ello enriquecido con unos cambios de escena muy rápidos e imaginativos que consiguen pasar de las escenas de conjunto a las más íntimas a la vista con gran eficacia aunque en general la propuesta sea más eficaz que vistosa.

Desde el punto de vista vocal, merece la pena destacar la excelencia del amplísimo reparto. John Osborn es un muy eficaz Hoffmann a nivel vocal, manteniendo el interés actoral y la variedad musical de su extenso rol con un canto homogéneo y de gran excelencia musical con especial riqueza en el registro agudo. Lástima que llegase algo extenuado hacia el final de la obra, pero que se agradece por la entrega y la excelencia hasta entonces. A su lado en el reparto masculino impresionó por su aterciopelado y destacado instrumento el bajo Aleksander Vinogradov, quien bordó los malvados personajes de Lindorf, Coppélius, Doctor Miracle y Capitán Dapertutto.

Especialmente remarcable fueron las protagonistas femeninas, como la Olympia de la soprano Olga Pudova, que sorprendió por la calidad de su bello timbre, pluscuamperfecta emisión y proyección de los agudos y sobre agudos de su exigente aria de la muñeca. Mientras que la soprano Ermonela Jaho le imprimió toda la vida y la riqueza emotiva a la joven y enamorada Antonia y la adecuada mezzosoprano Ginger Costa-Jackson configuraba una elegante Giulietta.

Del resto del amplio reparto merece destacarse a la interesante mezzosoprano Marina Viotti como un ágil y despierto Nicklausse y como la Musa, el inventor Spalanzani a cargo del carismático tenor Francisco Vas, el Peter Schlémil y Hermann del cuidado y elegante barítono Carlos Daza y la matizada Stella de Elena Sancho Pereg. Una muy interesante versión de esta compleja y extensa ópera de Offenbach que fue bastante aplaudida por el público barcelonés.