Venden por 140.000 euros una versión NFT de un cuadro de Miguel Ángel

Se trata de una copia idéntica y digital de “Tondo Doni”, obra del genio renacentista que se expone en la Galleria degli Uffizi de Florencia

"Tondo Doni", de Miguel Ángel Buonarotti
"Tondo Doni", de Miguel Ángel BuonarottiGalleria degli Uffizi

La Sagrada Familia circular de Miguel Ángel es una de las joyas de la Galleria degli Uffizi de Florencia. La obra, realizada por el genio renacentista entre 1503 y 1504, mide 120 centímetros de diámetro. Su original composición y su detallismo en la gama de colores otorgan al cuadro de una importancia especial. Realizada con temple y óleo, “Tondo Doni” expone en un primer plano a la Virgen y a San José con el Niño, encajados en perfecta sincronía en una disposición circular y dentro de un marco que diseñó el propio Buonarotti. Si bien este cuadro permanecerá en las galerías de la ciudad italiana, una versión digital ya figura en manos privadas. Un coleccionista romano ha comprado por 140.000 euros una versión NFT de esta pintura.

Se trata de la primera “copia digital” que se vende en un museo de la talla de los Uffizi. espacio que dividirá las ganancias del Miguel Ángel con la empresa italiana Cinello. Esta compañía ha sido pionera en un proyecto que puede convertirse en una moda para otros grandes espacios del arte: ha patentado una nueva forma de hacer versiones digitales de pinturas famosas, a las que llamará DAW (Digital Artwork). Se trata de la “primera patente italiana en el mundo que contribuye a la difusión digital del patrimonio artístico”, ha explicado la Galleria degli Uffizi. Con esto, el principal objetivo del museo es el de recaudar fondos, propósito necesario para el sector del arte tras un duro año.

Un “Token no fungible” o NFT permite representar objetos con cualidades únicas, irrepetibles e indivisibles. Es decir, un equivalente a un certificado digital de autenticidad. Y, sobre todo, una moda en plena efervescencia: desde la histórica venta de una obra digital en Christie’s, que se produjo en marzo por 69 millones de dólares, el comercio de estos objetos únicos se ha disparado. Ahora, se presenta como la salvación del arte con mayúsculas en general y de los museos italianos en particular.

Digitalizada a muy alta calidad, la obra de Miguel Ángel vendida es una copia fiel y a escala 1:1, exactamente idéntica a la original y protegida por un sistema de encriptación digital que la hace única. Y su venta se presenta como la primera de muchas: la Galleria ya comienza a preparar NFT de otras de las obras maestras que figuran en su catálogo. Por ejemplo, “El nacimiento de Venus”, de Botticelli”, o el “Baco”, de Caravaggio, también tendrán su versión original y se venderán por un precio igual o incluso más elevado.

Asimismo, otros espacios italianos de renombre, como la Academia de Venecia o el Capodimonte de Nápoles, ya están dando el paso de estas ventas digitales. Un interesante cambio que busca “contribuir a las finanzas del museo a medio plazo”, según ha afirmado Eike Schmidt, director de la Galleria degli Uffizi, al “Corriere della Sera”. “No cambia el juego”, continúa, “es un ingreso adicional. La creación de un mercado de este tipo no se produce en un abrir y cerrar de ojos”.