Cine

Santiago Segura: «Nunca dejo un chiste que pueda ser más ofensivo que gracioso»

Dirige y protagoniza «¡A todo tren! Destino Asturias», una comedia sobre padres incompetentes: «Hacer reír me interesa más que trascender»

Santiago Segura, caracterizado para su personaje en "A todo Tren"
Santiago Segura, caracterizado para su personaje en "A todo Tren" FOTO: Jorge Alvarino

Se ha entregado al cine familiar sin pedir permiso ni perdón. Santiago Segura (Madrid, 1965) estrena lo que califica de «estupendo plan de cine veraniego», una comedia que en realidad son dos historias que discurren paralelas, con la misma ternura. En «¡A todo tren! Destino Asturias», que se estrena este viernes 9 de julio, Segura solo pretende «que olvides de tus problemas durante una hora y salgas de la proyección mas contento de lo que entraste. Ahí es nada». En el reparto brilla una pandilla de niños adorables, especialmente Sirena y Calma, las hijas del director.

–Los niños están excepcionales, ¿qué es lo mejor de trabajar con ellos?

–Pues creo que rejuvenece. O sea, no como una crema antiedad… pero espiritualmente. Yo veo a veces otra vez las cosas por primera vez a través de los ojos de mis hijas. Estos niños además eran buenos actores, disciplinados, alegres y simpáticos… me hubiese ido con ellos de campamento.

–Obviamente, no le preocupa que sus hijas opten por el camino de la escena ¿qué les dice o les aconseja?

–No tengo ningún interés en que opten por este camino profesional, aunque creo que la experiencia les puede venir bien: el trabajo en equipo, la disciplina de un rodaje, el reto de interpretar… está bien experimentar y probar cosas nuevas. Y creo sobre todo que será un recuerdo precioso ver estas películas cuando sean mayores.

–¿Por qué diría que los niños pueden llegar a ser tan terroríficos?

–Los niños supuestamente son seres puros y limpios, pero también pueden ser egoístas, envidiosos y terriblemente crueles con sus compañeros. Es una tarea compleja alejarles de ese camino. El gran reto de padres y educadores.

–Más que la política o el arte, ¿es la familia el verdadero drama y la tragedia humana?

–La gran tragedia humana es la propia existencia, lo efímero y perecedero de nuestras vidas, el drama de la incertidumbre, del inevitable fin de nuestros días y la búsqueda de sentido a nuestro periplo vital… vaya, menos mal que estamos hablando de una alegre y fresca comedia veraniega.

–Nadie enseña a ser padre. ¿Qué clase de padre es Santiago Segura?

–Uno de esos padres que lo hace lo mejor que puede pero que a veces echa de menos mas tiempo para dedicar a sus hijas y un pequeño manual de instrucciones para no equivocarse demasiado.

–¿Teme que alguna asociación de padres se queje y le acuse de difundir estereotipos acerca de que los hombres son malos padres?

–Pues esa eventualidad no esta entre mis inquietudes actuales. En todo caso los hombres son terribles padres, o padres fabulosos, generalizar no es bueno. También es cierto que los padres de mis películas son padres torpes o que lo hacen mal, por exceso y por defecto, pero nunca malintencionadamente, en ese detalle hay un atisbo de redención.

–Desde Homer Simpson a Phil Dunfy (”Modern Family”) y en decenas de comedias de situación los padres aparecen como bobos, incompetentes o torpes. Si lo dicen tantas ficciones, ¿algo de verdad habrá, no?

–Pues algo habrá, seguro. Al final, como en la película, las vicisitudes o apuros de unos son las risas de otros (del espectador).

–Bromas aparte, ¿qué le parecen los juicios a comedias o a personajes incluso de dibujos animados considerados “dañinos” por la imagen que proyectan o el “ejemplo” que dan?

–Creo que la duda es inteligente, creo que hay que cuestionarse las cosas, corregir los errores e intentar ir siempre a mejor, proteger a los colectivos o minorías amenazados y luchar por una sociedad mas justa e igualitaria. Pero no estoy de acuerdo con la cultura de la cancelación, con “borrar” el pasado. Y pareciéndome interesante y enriquecedor el debate, no me gustaría que cambiaran por ejemplo la voz de Apu en episodios antiguos de Los Simpsons o desapareciese para siempre de plataformas y archivos un personaje como Pepe Le Pew.

–¿Piensa alguna vez si los chistes de sus películas son del todo blancos o pueden ofender o eso no lo revisa específicamente?

–No lo revisamos específicamente, pero nunca dejo nada que pueda ser mas ofensivo que gracioso, no es mi intención, pero claro, mi criterio no es siempre coincidente con el de los que ostentan el cetro moral por el que ahora nos guiamos… así que confío en mi instinto para no meter la pata, pero nunca se sabe

–¿Cómo se siente como actor? ¿Sobreactuado, quizá... o “sin verdad”...?

–Pues sobre todo me siento un actor muy afortunado, porque trabajo y la gente va a verme al cine. Una vez un taxista me dijo: “me gusta mucho como trabaja usted, porque en todos los personajes se ve que es usted mismo”. Al principio me pareció terrible, porque entendí que no había diferencia para el entre Torrente, el José Mari de “El Día de la Bestia”, Manuel Vázquez de “El Gran Vázquez” o Borja Mari de “El asombroso mundo de Borja Mari y Pocholo”… pero hablando un poco más con él, vi que se refería a que le parecían siempre personajes creíbles. Me quedé más tranquilo.

–Sus proyectos se dirigen al cine familiar o comercial. ¿Siente algún menosprecio en el mundillo del “séptimo arte”?

–Cuando me dicen que hago cine comercial me parece un gran piropo, como si me llamasen guapo. No me imagino a nadie haciendo cine anti-comercial intencionadamente.

–¿Qué le mueve a hacer cine?

–Que me quieran, sería una buena respuesta. Me mueve mi cinefilia, la pasión de entretener y divertir, hacer películas que me gustaría ver... hay tantas buenas razones para hacer cine.

–¿Le importa la crítica cinematográfica o la idea de trascender con su obra?

–Me importa más la aceptación del publico, pero claro que hay críticos con criterio y su opinión sobre lo que haces puede ser interesante… ya lo de trascender me parece mas raro. La idea de trascender, de hacer una obra imperecedera para las generaciones venideras me parece surrealista… en un mundo donde muchísimos jóvenes, salvo honrosas excepciones, no saben quién es Berlanga o José Luis López Vázquez, uno se da cuenta que con pagar las facturillas a fin de mes y hacer reír a los que pagan su entrada para ver tu última película, está más que cubierta la “trascendencia”

–El protagonista, su personaje, se esfuerza por intentar hacer las cosas bien pero por eso le llaman pusilánime. Qué difícil es ser hombre así, ¿no le parece?

–La falta de decisión, la falta de carácter, el preocuparse en exceso por los detalles pueden ser interpretados en nuestra sociedad como una falta de masculinidad. Una muestra más de que el machismo que aun sigue enquistado en nuestras costumbres afecta a las mujeres principalmente, pero también a algunos hombres

–¿Qué futuro le augura a las salas de cine cuando la pandemia sea cosa del pasado?

–No me imagino un mundo sin salas de cine. No lo veo. Quizá muchas desaparezcan, quizás cambien, quizás haya una readaptación o renovación, pero el cine, esa experiencia tan única y especial seguirá existiendo… pero qué sé yo. Tan solo soy un romántico cinéfilo.