Cultura

“En El Prado podemos aprender todo acerca de los sentimientos humanos"

Manuela Mena, ex conservadora del Museo del Prado y la especialista más renombrada en Goya, celebra la concesión del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades a la pinacoteca madrileña

Publicidad

Manuela Mena, ex conservadora del Museo del Prado y la especialista más renombrada en Goya, celebra la concesión del Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades a la pinacoteca madrileña en estas declaraciones donde elogia el papel de la institución como foco irradiador de cultura y lo que significa para los españoles:

“El Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades al museo del Prado está muy bien dado y es justo, porque el Prado es un centro de comunicación no solo para España, sino también para el resto del mundo, porque es un foco irradiador de cultura y de historia de una manera impresionante y, dentro de eso, por supuesto va incluido toda la belleza y el horror. En El Prado podemos aprender todo acerca de los sentimientos humanos desde lo más horrible hasta lo más sublime que las personas podemos aportar. Jamás he tenido un sentimiento patrimonial del museo, no lo he considerado “mi museo”, porque pienso, como cualquier otro español, que es el museo de todos nosotros y de todos los demás, porque que es universal. Si nos centramos en lo español, es, desde luego, una seña de nuestra identidad. Y tenemos muy pocas si nos paramos a pensar, y que sean positivas, todavía existen menos. Desde luego que poseemos señas de identidad, algunas de ellas, desafortunadamente, trágicas y negativas, pero que realmente sean positivas y que sean universales, quedan pocas. Y el Museo del Prado es una de ellas. Cervantes captó muy bien lo que somos e, igual que en ese pensamiento literario, quién no se siente identificado en las imágenes tan profundas que hay dentro del museo. En “Las meninas” vemos y reconocemos nuestro país. Y como en ese cuadro, también nos podemos ver en otros artistas, incluso los extranjeros, como en Tiziano. Ahí está tanto lo que hemos perdido como lo que deseamos. Mucha gente tiene en su casa una postal del museo con uno de sus cuadros. Mi padre tenía una de maja de Goya. Y es porque casi todo el mundo en España se identifica con El Prado sin necesidad de que se lo expliquen, aunque está muy bien que se lo expliquen, pero todos lo entendemos porque somos nosotros.