Cultura

Así fue la revelación del faraón más famoso del mundo

En 2007, en el Valle de los Reyes ubicado cerca de Lúxor, el faraón Tutankamón mostró su cara por primera vez al público en uno de los momentos más fascinantes e importantes en la historia moderna de Egipto.

Extracción, en 2007, de la momia de Tutankamón de su sarcófago
Extracción, en 2007, de la momia de Tutankamón de su sarcófago

En el Valle de los Reyes, también conocido como el Valle de las Puertas de los Reyes, se descubrió la tumba del joven faraón en 1922. Su cuerpo había sido protegido de los ojos del público durante años, pero todo esto cambió en 2007. Este fue el año en que se reveló a la momia durante el traslado de su sarcófago a una urna transparente dentro de su misma tumba en el interior del valle.

El equipo a cargo de la preservación de Tutankamón aseguró que, en la urna de plexiglás, la momia estaría protegida del calor, el polvo, la humedad y de la multitud de periodistas y fotógrafos que capturaron con entusiasmo ese momento tan significativo en la historia de Egipto. Según Zahi Hawas, el arqueólogo, egiptólogo y exministro de Estado para Asuntos de Antigüedades más conocido de Egipto, “Con la colocación de la momia en la vitrina, mandamos al rey dorado a la vida eterna”.

En el momento de su inauguración, que coincidió con el 85 aniversario de su descubrimiento, la revelación solo estuvo reservada para la prensa mientras que los turistas y el gran público lo verían al día después. Sin embargo, el turista parisino Michel Denis logró introducirse junto a los periodistas para ver a la momia, cuya apariencia consiste en dientes pronunciados, la cabeza redonda y la nariz chata. Así fue como se convirtió en el primer turista en ver al faraón. Denis comentó sobre su experiencia única e inolvidable: “Es fantástico, impresionante; a mí me ha pillado de sorpresa, es mucho más impactante ver la momia en su lugar natural y no en los museos”.

Esta revelación tan grandiosa y anticipada contrasta con el primer descubrimiento de la momia el 4 de noviembre de 1922. La momia fue encontrada por el egiptólogo británico Howard Carter y su equipo cuando encontraron la escalera que llevaría a una antecámara, un tesoro y la puerta de la tumba. El 26 de noviembre, después de abrir la puerta, Carter vio una habitación llena de tesoros de oro. Pero no fue hasta mucho más tarde que se reveló el sarcófago de Tutankamón.

La ubicación en sí también es de gran importancia, ya que es uno de los lugares de enterramiento más importantes del antiguo Egipto. Aunque anteriormente las pirámides de Giza y el delta del Nilo fueron las tumbas elegidas durante el Antiguo Reino de Egipto, el Valle de los Reyes fue la nueva elección de los faraones del Imperio Nuevo ya que querían estar más cerca de la fuente de sus raíces dinásticas al oeste de Luxor. El valle se convirtió en un cementerio real para faraones como Tutankamón y Ramsés II, para reinas, sumos sacerdotes y élites.